Reseña: Noah, de Sebastian Fiztek

¡Buenas gente de la blogosfera! Me he quedado leyendo hasta las tres de la madrugada para poder terminarme este libro y preparar una reseña decente. ¿De qué libro hablo? Pues de Noah, una novela del autor de Terapia (un best-seller que aún no he leído pero que ya tengo en mi estantería). Sebastian Fitzek nos desenmascara a este misterioso vagabundo y a su tatuaje.

El autor del best seller Terapia vuelve a electrizar a los lectores con una trama arrolladora. Él no recuerda su propio nombre. No sabe de dónde proviene. No logra recordar cómo llegó a Berlín y cuánto hace que vive en la calle. Los sin techo con los que vagabundea por la ciudad lo llaman Noah, porque lleva ese nombre tatuado en la palma de la mano. La búsqueda de sus orígenes se convierte en un desafío para Noah. Para él y para toda la humanidad, porque Noah es el elemento principal de una conspiración que pone en peligro la vida en el planeta y ya se ha cobrado diez mil víctimas.


Mi interés por este libro fue un verdadero flechazo: más que atraerme la sinopsis, me atrapó su portada. Una mano blanca sobre negro, muy CSI, pero embriagador para mi turbio cerebro. Noah es un buen nombre para esta historia. Es un puro misterio de principio a fin, con mucha acción y quizás demasiadas pretensiones para un comienzo desde diferentes lugares y puntos de vista. El autor escribe con gusto, sin recursos fabulosos pero con buenas descripciones y una narración bastante elegante que no se deforma cuando las situaciones son críticas o derrochan acción. La trama se centra en Noah y Oscar, aunque se intercalan episodios situados en Manila, Filipinas; Estados Unidos o Roma. Nos damos de bruces con Alicia, Jay y Noel, madre e hijos, que viven en la zona más pobre de Manila. Tienen que huir, porque les llega la noticia de que los quieren impedir que salgan de la zona. Son pobres, no tienen que comer y la esperanza hace mucho que la han perdido. Después conocemos a Noah y Oscar, en Berlín. Son vagabundos. Oscar parece haberlo sido durante mucho tiempo y cuida de Noah, un tipo alto y greñudo al que se encontró en el suelo inconsciente, con una herida de bala en el hombro. No recuerda nada. ¿Qué tiene que ver, obviando la situación deplorable en que viven, los personajes de ambos lugares? Y, ¿Qué tendrán que ver con Celine, una reportera del New York News que terminará siendo secuestrada tras regresar de una revisión de su embarazo?

Fitzek mantiene la incógnita a lo largo de toda la novela, con momentos trepidantes, organizaciones secretas, ricos que se “están matando” sin saberlo y pobres a los que no se les da una cura mortal. Todo ello enmarcado en una visión catastrofista del futuro de nuestro planeta, reflexiones sobre el cambio climático, sobre la estupidez humana, etc. Y, ¿Noah? Noah pasará de ser un mero sin techo que se guarece en un cuartucho de la estación de metro, a descubrirse a sí mismo en pocas horas. Será asesino y víctima y, en sus recuerdos fugaces, se verá morir a sí mismo.  Con un todas las organizaciones “secretas” armadas tras sus pasos, viajará a Ámsterdam, evitará que un asesino a sueldo se lo cargue y lo hará cómplice de un plan cuyo objetivo no conoce con totalidad. Solo hay algo de lo que está seguro: las personas están cayendo como moscas infectadas por la gripe de Manila. ¿Qué tiene que ver él, un sin memoria, con el parón mundial, el miedo sin fronteras y el cuadro que desencadena el recordar?

¿Ha sido confuso lo que os he explicado hasta ahora? Puede que sí, no era mi intención, pero he transmitido lo que el autor transmite durante las primeras cien, doscientas páginas: mucha información, muchos personajes, muchos sucesos, mucho pasado y futuro, de manera inconexa pero agradable al oído. ¿Consecuencia? Noah hacia aquí, Noah hacia allá, etc, y en mi cabeza: Qué coño… No me malinterpretéis, no quiero decir que esto sea algo malo, simplemente es una narración compleja y a la que se ha de prestar mucha atención porque sino podemos perdernos nuestros detalles. Fitzek ha hecho un buen trabajo, sin dejar nada al azar, estudiando la actualidad y el funcionamiento de “nuestras mentes de primates”. La famosa gripe de Manila tiene una curiosa similitud con el ébola, sí, esa enfermedad que tanto está dando de qué hablar en Occidente y de la Occidente solo se ha preocupado cuando ha traspasado sus fronteras. En la novela estamos en lo mismo: la hipocresía del ser humano al cuadrado. Pero, como bien sabemos, es una novela, es ficción, y por eso todo es más enrevesado que en “nuestro mundo de panderetas” (o crucemos los dedos para que sea así). Esta enfermedad es un proyecto para mantener a flote a la humanidad, sí, como oís, y la cura, la propia enfermedad.
Probablemente tengáis más dudas que antes de comenzar esta reseña, así que resumiré mi opinión en unas palabras: cuesta leerlo porque hay mucho que captar, pero una vez dentro de la lectura engancha. El autor da en el clavo con la composición y lo hace adictivo. Ese regusto a actualidad, esa cercanía con nuestra realidad le da el matiz perfecto para ser lo que es: una buena novela para tomarse con calma.
 Está sonando mucho en la blogsfera… ¿Vosotros os la habéis leído? ¿Os gustaría hacerlo?
Anuncios

13 comentarios en “Reseña: Noah, de Sebastian Fiztek

  1. Me lo apunto a la de ya, ya tenía apuntado Terapia, y ahora este. Me llama mucho eso de que nos da muchas vueltas con la historia desde muchos puntos de vista y lugares, a mi es algo, que sinceramente me gusta bastante 🙂 Un besin ^^ y gracias por la reseña.

    Me gusta

  2. Últimamente me encuentro con reseñas y libros de este autor por todas partes, en serio. Hace tiempo intenté leer Terapia por las buenas criticas que encontré, pero no lo termine, no me enganchaba. Igual le doy otra oportunidad más adelante.

    Me gusta

  3. Hola Chincla! me quedo por tu blog desde ya 🙂
    Yo descubrí a Fitzek hace un par de años con Terapia, no sabía nada de él y la verdad, me encantó, se convirtió en uno de mis thrillers favoritos y siempre lo recomiendo. Aún no he podido leer este, pero espero hacerme con él prontito 😉 un saludo!

    Me gusta

¿Quieres comentar algo?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s