Reseña: La lluvia es una canción sin nombre, de Ángel Gil Cheza

¡Buenas! ¿Cómo estáis? Me imagino que andaréis con los últimos preparativos navideños… Si tenéis un momentito, seguro que disfrutáis con la reseña de esta magnífica novela de Ángel Gil Cheza…

Una joven irlandesa y un muchacho nórdico protagonizan una historia inolvidable inmersos en la primera gran lucha del segundo milenio en la bahía de Dublín, la Batalla de Clontarf, entre vikingos e irlandeses. Mil años después, un joven librero valenciano que llega a Irlanda para esconderse de la justicia se infiltra en un mundo fascinante formado por arqueólogos venidos de todas partes y excava un hallazgo que le cambiará como persona, y le hará descubrir en una isla verde, gris y húmeda que somos de donde se nos quiere y no de donde venimos.Una novela negra en el sentido más social del término, cargada de analepsis históricas. Un vuelo a Irlanda. Un paseo por el Dublín de 1014 y el de 2003. Lluvia, amistad, arqueología, besos, batallas, amor, sangre, sexo, barro, cerveza… cada página es una estupenda excusa para sentir emociones y continuar.


 

No contiene spoilers

¿Cuántas novelas decidimos leer tan solo por haber visto una bonita portada? En mi caso, demasiadas. Esta ha sido una de ellas. Hace un par de días vi dos reseñas en diferentes blogs literarios y, en base a la cubierta y a la sinopsis (aunque sin tanta fijación por el tema del pasado), decidí embarcarme en esta historia.  La novela histórica, lo que sería histórica pura y dura, la he leído poco, me he centrado más en historias más bien edulcoradas, de amor o guerra, con matices históricos. Por eso me ha sorprendido la escrupulosidad de Gil Cheza con todo los datos (ficticios y verídicos) de la obra. Además, en lo referente a la prosa y la trama en sí, creo que es un acierto la alternancia de épocas en los capítulos, habiendo una narración presente y otra pasada. No creo que haya sido desmerecida la historia por la narrativa algo tosca y no demasiado pulida, pero si es cierto que he visto conatos de literatura más elegante que se han quedado en eso, en meros conatos.
  En lo que de verdad nos ocupa, que es la historia, el desarrollo de la acción, tenemos una doble ambientación. Por una parte nos vamos a la Irlanda del siglo XI, entorno a 1014 d.C., de la mano de Eimear y Thorgest, bella muchacha pelirroja de alta cuna y guerrero respetado por su valentía y buen hacer en el campo de batalla. Tras una terrible batalla en que todos los hombres de Thorgest cayeron a manos de Ivar, El Viejo, quien los traicionó, él sobrevivió gracias a que Eimear lo sacó de entre las pilas de muertos para curarlo de sus heridas y, de algún modo, devolverlo a la vida. En un primer momento me pareció bastante inverosímil, quizá muy surrealista y bastante acelerado. Un bravo guerrero que es arrastrado por una poco más que adolescente muchacha, que lo cuida a pesar de no tener ningún lazo aparente con él.

 Dejando de lado esto, nos vamos a la otra parte de la historia. Es el año 2002 y Josep, historiador de melena pelirroja que regenta la librería de la familia, se ve obligado a marcharse del país tras creerse buscado por la policía. Va a caer a Irlanda, no lejos de Dublín, donde entrará a trabajar en unas excavaciones arqueológicas del Early Christinan en las que se volcará con un repentino interés por todo lo que pudo haberles sucedido a esos restos. En especial a unos restos que no les corresponde investigar ya que se encuentran fuera del terreno excavado pero de los que saben que pertenecieron a una mujer, de nombre Eimear. A partir de entonces, el autor nos deleita, por una parte, con las vivencias de Juanjo y, por otro lado, con la historia que pudieron haber llevado aquellos restos a sus espaldas. No suelo ser muy partidaria de las novelas con este tipo de narración, dual, que puede hacer que el lector se exaspere o aburra en una de las etapas contadas, pero creo que a esta obra le viene como anillo al dedo. He visto un perfecto equilibrio entre ambas partes, que se entrelazan y, aunque una nos desvela lo que sucederá en la otra, mantienen enganchado al lector (al menos a mí me ha conseguido tener leyendo toda la tarde como una descosida). Además de lo que vendría siendo la trama más o menos histórica, nos encontramos con una buena descripción de la vida cotidiana de Josep (al que, no sé porqué, estoy empeñada en llamar Juanjo… Lo llevo escribiendo todo el rato en el borrador), sus miedos, el día a día complicado fuera de casa, el ambiente en que se desenvuelve y una completa imagen de la ciudad de Dublín. Eso sí, creo que, algo que me ha quedado claro clarinete, es que todos beben como esponjas. Sí, sí, le dan al güisqui y a las pintas de cerveza sin pudor alguno.

 

Lo que más me ha gustado ha sido el trato que se le da a los vikingos, sobre los que me ha entrado ahora el gusanillo. A través de la historia del siglo XI y de las interesantes charlas de Josep con arqueólogos de las excavaciones y amigos suyos, nos desmientes muchos datos tan extendidos sobre estos guerreros, como la utilización de los cascos con cuernos o su carácter totalmente bárbaro, pues conocemos que eran instruidos tanto en el arte de la batalla como en cuestiones morales y mentales… Aunque sé que no hemos de meterlos en el mismo saco, los escoces, en sus temibles clanes de las Highlands y estos vikingos tan humanizados me apasionan y creo que seguiré leyendo sobre ellos más adelante.
En resumen,
La lluvia es una canción sin nombre es diferente de lo que me esperaba. Quizás pensaba encontrar una novela estructurada de otro modo, de prosa más elegante y narración llena de recursos literarios bonitos y agradables. No me he encontrado eso y, aunque al principio casi he desistido por la falta de garra de las páginas y capítulos iniciales, no me arrepiento de haber proseguido con la lectura, porque me ha sorprendido y agradado bastante. En general, me llevo una buena impresión de la obra y del autor, y me apunto la otra obra que tiene publicada para lecturas venideras.
Anuncios

12 comentarios en “Reseña: La lluvia es una canción sin nombre, de Ángel Gil Cheza

  1. A mi me gusto mucho, la buena ambientacion de Irlanda es uno de los puntos fuertes, sobre las dos historias es que a mi si me gustan lo de los dos hilos temporales siempre que esten en equilibrio.
    He leido otra obra del autor y es totalmente distinta, mas pausada y mas intima, pero tambien me gusto
    Un beso y felices fiestas!

    Me gusta

  2. No suelo leer este tipo de libros pero la portada, la sinopsis y tu reseña me gustaron mucho. No conocía este libro para nada, pero estaría genial darle una chance. E insisto con lo de la portada porque es her-mo-sa ♥♥♥
    Besos!

    Me gusta

  3. Hola 🙂
    La verdad es que no había oído hablar de este libro, pero la verdad es que tu reseña me ha llamado la atención y la portada es preciosa <3. Me lo apunto
    Te comento que con motivo de estas fiestas hemos creado un concurso de relatos en nuestro blog, ¿te animarías a participar en nuestro concurso? Si quieres, pásate: http://lasvigilantesdesuenos.blogspot.com.es/2014/12/sorpresa-navidena.html

    Besos 😉

    Me gusta

¿Quieres comentar algo?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s