Reseña: Hate List, de Jennifer Brown

¡Hoola! Después de mi descanso de ayer (creo, sinceramente, que los viernes me los voy a tomar sabáticos, para preparar cosas, descansar y no publicar), vuelvo hoy al lío con la reseña de Hate List, una interesante historia sobre una masacre en un instituto.
Espero que os guste


Nunca quise que alguien muriese. Hace cinco meses, el novio de Valerie Leftman, Nick, abrió fuego en la cafetería del instituto. Al lanzarse para tratar de detenerlo, Valerie, inadvertidamente, salvó la vida de una compañera de clase, pero se vio implicada en el tiroteo por la lista que ella ayudó a crear. Una lista de las personas que ella y Nick odiaban. La lista que él uso para elegir a sus objetivos. Ahora, después de un verano de aislamiento, Val se ve obligada a enfrentarse a su culpabilidad cuando regresa al instituto para completar su último curso. Atormentada por el recuerdo de su novio, a quien aún ama, y navegando a través de la rocosa relación con su familia, sus antiguos amigos y la chica a quien salvó la vida, Val debe lidiar con la tragedia que tuvo lugar y con su papel en ella, con el fin de reparar el daño y seguir adelante con su vida.


Puede contener algún spoiler (nada mortal)
 
Las recomendaciones de Goodreads me ofrecieron esta novela la víspera de Nochebuena y, en vistas a la insulsa noche que se avecinaba, hice todo lo posible por conseguirlo. No conocía a la autora y era la primera vez que escuchaba hablar del libro, así que no tenía referencias para hacerme una idea antes de leerlo. Hate List, que vendría siendo en castellano La lista del odio, o similar, nos sitúa en un instituto estadounidense donde aún están reponiéndose de la masacre acaecida el 2 de mayo de ese mismo año, 2008. Esta tragedia fue propiciada por Nick Levil, alumno de penúltimo año. El libro está narrado en primera persona por Valerie Leftman, novia de Nick en el momento del desastre y que todavía está tratando de asimilar los sucedido y su implicación en ello. El planteamiento recuerda totalmente a cualquiera de los tan sonados tiroteos que han tenido lugar en centros escolares a manos de estudiantes o exestudiantes problemáticos o marginados, sobre todo en institutos de EEUU, como el conocidísimo caso Columbine, aunque se le quita algo de peso al verlo desde el velo atormentado de un amor perdido. Asimismo, nos encontramos con una narración estancada, una parte, en el 2 de mayo; otra,en las desacertadas descripciones de la reportera Angela Dash, y una última, en las vivencias actuales de Valerie al retomar las clases.

Pasemos a un breve resumen de la historia. Valerie Leftman es una chica normal y corriente con problemas en casa, donde sus padres siempre están enfadados y la convivencia es complicada. Entonces aparece Nick, un geek, nerd, o, en otras palabras, un rarito; que la encandila y la ayuda a evadirse y huir de los problemas parentales. Terminan por salir juntos, siempre apoyándose uno en el otro, desahogándose mutuamente. Son felices, ya que parecen estar hechos el uno para el otro. Como decía, son un dúo bien avenido, feliz y que siempre está rodeado de un buen puñado de amigos. Y, aunque se meten con ellos por separados, tachándolos de frikis y rarillos, cuando están juntos se mantienen fuertes. Es así como nace la Lista del odio, el desencadenante de la tragedia, un cuaderno de Val que acaban adoptando ambos y en el que escriben los nombres de todas las personas y cosas que odian.

Nick, sin embargo, está obsesionado con la muerte y se toma muy a pecho esta lista, pero Valerie no se da cuenta, cegada por el amor; o tal vez sí, pero le quita importancia, ya que no cree que sea más que una fachada. Ese cuaderno contendrá los nombres de las víctimas de Nick en el tiroteo, esa gente que les había hecho daño de una manera u otra. Todo lo sucedido ese 2 de mayo perseguirá a la chica, que se siente culpable y hacia la que todo el mundo siente tanto agradecimiento, por haber frenado el tiroteo con sus propias carnes, como repulsión, porque había participado en la redacción de la desafortunada lista. La chica sufrirá una serie de desavenencias al decidir regresar al instituto y reencontrarse con sus antiguos amigos, donde se sentirá una verdadera extraña.

 

Todos tenemos que ser ganadores a veces. Pero lo que él no entendía era que todos también tenemos que ser perdedores. Porque no puedes tener lo uno sin lo otro.
Personalmente, el tema me parece muy interesante, porque escribir sobre una tragedia siempre suele ser dramático y complicado. No es fácil modelar unos personajes que realmente encajen con la situación sin pecar de superficiales o de tremendistas. ¿Cómo se comporta la víctima de un tiroteo, ex-pareja del asesino y, de alguna forma, culpable de haber ayudado a elegir a los objetivos? Con Valerie me costó conectar, pero después todo fue rodado. No tenemos una buena descripción física o psíquica de la protagonista, sino que la vamos conociendo muy a fondo a medida que regresamos al pasado y vemos el contraste con su actitud actual. En lo que se hace especial hincapié es en el trauma, en el cambio, la aflicción y en la culpa. Cuando lo cogí me imaginé que la protagonista se refugiaría, como suele suceder en la mayoría de las YA, en el amor, en los chicos sersis que lo solucionan todo de golpe y porrazo; pero no, y me alegro millones. La sabemos repudiada, apartada por muchos, culpada por su padre, carente de la confianza de su madre… El único que la apoya es su psicólogo, el Dr. Hieler (un personaje muy entrañable), que la ayuda a superarlo todo.
Había pasado alrededor de una hora, con la habitación oscureciéndose entorno a mí, preguntándome que diantres había sucedido para hacerme tan insegura sobre quien era. Porque, ¿quién eres? se supone que es la pregunta más sencilla del mundo, ¿no? Para mí no había sido nada sencillo durante mucho tiempo.
Uno de los fallos más notables, en mi opinión, se produce respecto a Nick, el novio de Val. Aunque teóricamente deberíamos verlo como un demonio, yo he terminado por ponerme en la situación de Valerie y considerarlo como otra víctima más, viendo su lado bueno, romántico, cariñoso. No se comprende muy bien el porqué de la tragedia. Sí, esa lista, pero Val también escribía en ella y no asesinó a nadie.  La idea de la autora es muy buena, pero me da la sensación de que no está acabada, de que le faltan las pinceladas finales. Estaría genial saber algo sobre los últimos días de Nick, sobre su relación con Jeremy, a quien se considera como el malo de la película, el que llevó al chico por el mal camino, pero de quien no tenemos ni una pizca de información. Esto lo he echado bastante en falta, pero mis sensaciones generales respecto a la obra son buenas, mucho mejores de lo que pensé al empezar a leer. Eso sí, el final, mi gran enemigo en toda obra, me ha gustado y disgustado a partes iguales. Me parece bien que Valerie siga en su aislamiento, en la dificultad para relacionarse y congeniar con la gente; por eso no me ha llegado la marcha precipitada que se produce en las dos últimas páginas.
En resumen, la opinión es positiva, el libro es entretenido y frustrante a la vez, se lee bastante rápido, y yo os lo recomiendo, porque es una buena opción para probar algo nuevo. Es una pena que no esté publicado en español, y no tengo ni idea de si saldrá al mercado próximamente o no.
¿Lo conocíais? ¿Os ha gustado la reseña? ¡Soy toda oídos!