Ultraje

¡Buenas! Hacía mucho tiempo que no “actualizaba” esta sección, y se me ha apetecido traeros un pequeño relato, que espero que no os disguste mucho. Yo hago lo que puedo ^ ^
ULTRAJE
El agua de la ducha se deslizaba por su cuerpo mezclada con el sabor salado del torrente de lágrimas que no era capaz de reprimir. Tenía la cabeza apoyada contra la pared mientras la regadera proyectaba un chorro helado sobre su cuero cabelludo.  No dejaba de tiritar. Abrazada a sí misma, como si tratase de impedir que se le escapase el alma de dentro. Los pelos como escarpias. Llorando por un miedo irracional que la visitaba cada noche alrededor de las once. La culpa en la garganta por no osar a rebelarse. Con los ánimos por el suelo y la vergüenza grabada con carmín en cada poro de su piel. Un arcoíris funesto deslizándose por su costado. Las marcas de un amor de guerra y una cobardía vencedora.
Se estaba muriendo. Por dentro quebrada, por fuera tatuada a fuego. Se había vuelto sumisa, débil. Fácil. Le dolía. Pero cada cardenal se incrustaba más dentro de ella.
El grifo se cerró. La puerta chirrió, crujientes pasos sobre el parqué viejo. Una voz pegajosa y vulgar que apremiaba a la huida.
-Ya estoy en casa, cariño.
Y se estremeció, como cada noche desde hacía cinco meses, cobijada en la esquina de la ducha. Sola, desnuda. Con el campo de batalla descubierto para recibir los misiles. El olor a alcohol de supermercado le revolvió las tripas. Y con las tripas revueltas se sintió ultrajar, entre susurros de amor repugnante y caricias ebrias.
La madrugada la encontró, desplomada en el suelo, con el cuerpo en carne viva y una palidez mortal.
¿Qué os parece? ^  ^
Anuncios