True Detective – Season 1

No me gustan las series. Bueno, en realidad sí, pero no tengo paciencia para ver episodios largos; mucho menos si tengo que esperar una o dos semanas para ver el siguiente. Sin embargo, esta vez hice una excepción y presté atención a una recomendación. “Tienes que ver True Detective. Te va a encantar”. Y si te lo dicen así, pues mira, se hace caso. Yo me enteré de que la estaban echando en LaSexta, y tuve intención de verla ahí, pero la voz recomendadora me prohibió ver los capítulos doblados, porque, supuestamente, hacían daño. Puede que ahí también tuviese razón.
La cuestión es que terminé en internet, viendo los 8 episodios de la primera temporada en versión original con subtítulos, para que no se me fuera nada, y la serie me duró 3 días; el último me hice un maratón de 5 capítulos (a hora por episodio, me pasé la tarde y la noche en el sofá viciando).
Y, ¿a qué conclusión llego? Sencillo: Rust Cohle y Marty Hart son una de las parejas más convincentes y atractivas que han pasado por la pequeña pantalla. Perseguidos por sus demonios particulares, se van a ver inmersos en un asunto que creían concluido tiempo atrás y que traerá de vuelta a sus vidas un caso complicado, místico, que les hace implicarse incluso en lo personal.
Y, antes de meter mi zarpa en esta pseudoopinión de la serie, reitero lo que comenté cuando hablé de Origen o de 50 Sombras de Grey: puede que haga (o prentenda) hacer reseñas de libros, a base de repetición he ido aprendiendo a estructurarlas mejor y a comentar lo interesante, pero cuando veo una película o una serie no sé qué buscar o qué comentar. No tengo intención de hablar de cada episodio, ni de sacar a relucir detalles que a nadie más se le ha ocurrido buscar, ni decir si esta escena es buena o mala. Ni siquiera si esta serie merece ser catalogada de culto, porque no tengo referencias para comparar con cierta coherencia.  Os voy a hablar de la serie, de lo que he sentido, de si me ha enganchado, de su ambiente negro, de Louisiana, de la genial intro, de la banda sonora… Pero no esperéis encontrar un análisis experto, ni amateur, ni de ninguna forma. Es un post sobre True Detective -solo la primera temporada, porque van a ser autoconclusivas, con personajes y tramas independientes- sin spoilers, en general y a mií manera. Ya me diréis qué os parece.

True Detective

Busca el primer episodio de la primera temporada, The Long Bright  Dark. Búscalo y piérdete en la intro. Busca el segundo episodio de la primera temporada, Seeing Things. Búscalo y piérdete en la intro. Búscalos todos, uno a uno, y verás 56 minutos de historia y 90 segundos de introducción. Far From Any Road, de The Handsome Family. Que no se te olvide, porque vas a canturrear, probablemente, esa melodía antes de cada episodio y no te la vas a saltar, porque forma parte de él, porque tiene ese ambiente tétrico, ese aura oscura, profunda. Porque, una vez que te sumerges en la serie, no vas a querer desperdiciar sus minutos.

True Detective es una serie de personajes. De personajes y grandes actuaciones.  Rust Cohle, genialmente interpretado por Mathew McConaughey, y Martin Hart, al que Woody Harrelson convierte en el compañero ideal de Rust, sin caer en el abismo de los protagonistas eclipsados por sus compañeros. Sí, hay una trama, situada en un espacio y en distintos tiempos. Sí, hay América profunda. Sí, hay muertes, casos y asesinos. Sí, todo eso aparece y todo eso es importante. Pero quienes acaparan los focos son Rust y Marty. Es su historia, es su caso, son sus vidas las que lo condicionan, son sus personalidades las que hacen que se llegue o no a una resolución. True Detective, en su primera temporada, son Rust y Marty y sus diálogos al volante.

Un interrogatorio. Un hombre greñudo, meditabundo, ido. Ese es Rust. Esa es la consecuencia para Rust de haber sido Rust. Rust Cohle. Rust Cohle, el Tax Man Cohle, siempre con su gran cuaderno, reaparece 17 años después, contrarrestando los disparos de los policías que lo interrogan. Una respuesta para todo, una calada de su cigarro, un trago de las cervezas que ya se acumulan sobre la mesa. Rust está por encima de todo, por encima del asesinato de Dora Lange, por encima de las preocupaciones de Marty, por encima de Carcosa, del monstruo de las orejas verdes.

El tiempo es un círculo plano. Todo lo que hayamos hecho o vayamos a hacer se repetirá una y otra vez.

Un interrogatorio. Un hombre trajeado, con entradas prominentes, nerviosismo, temor a posibles represalias. Ese, ese es Marty. Esa es la consecuencia para Marty de haber conocido a Rust. Martin Hart, policía sobresaliente y tradicional, familia perdida y muchos recuerdos dolorosos. Resentimiento, impotencia, enfado. El caso de Dora Lange le llevó a la cima de su carrera profesional, pero también hundió su vida familiar. Marty no está por encima de todo, Marty no parafrasea a Nietzsche o a Schopenhauer, pero sin él el monstruo de las orejas verdes seguiría sin tener nombre.

Esos interrogatorios son el centro de la historia, son los que conectan el presente con el caso de hace 17 años. Flashbacks, recuerdos… Porque el caso de Dora Lange no se quedó en el caso de Dora Lange. Dora Lange, prostituta, joven, fue encontrada bajo un árbol, desnuda, repleta de heridas y marcas extrañas, con una gran cornamenta sobre la cabeza. Pero aquella muerte, aislada, no era tal para el Tax Man Cohle y él marcó su diferencia, buscando un criminal en serie que asolara las calmas tierras de Louisiana.
Lejos de toda carretera, perdidos en los Estados Unidos más puros, más tradicionales, True Detective combate con escepticismo (véase, con Rust) valores arraigados, costumbres, religión… Y todo ello lo enlaza con Dora Lange, con Marty, con Rust, con Carcosa y el Rey Amarillo. De Reggie Ledoux y su iglesia ambulante, por ejemplo, nos llevamos información esencial para el desenlace, así como una reflexión de Cohle sobre la religión que no hace sino acrecentar su carácter pesimista y nihilista.

Si lo único que hace que una persona sea decente es la esperanza de una recompensa divina, entonces, hermano, esa persona es un pedazo de mierda, y me gustaría que salieran a luz cuantas más de ellas mejor. ¿Tienes que juntarte con otros y contarte historias que violan cada ley del universo sólo para poder superar el maldito día? ¿Qué dice eso de tu realidad?”

 True Detective es, para mí, de nuevo, una serie de personajes y como eso ya lo he dicho y de los protagonistas ya he hablado, no voy a comentar lo que sucede en los episodios, porque eso implicaría desvelar demasiada información. Y donde son solo 8 episodios, no es cuestión de estropear la experiencia a nadie. Sin embargo, sí que puedo hablar de Carcosa, del Rey Amarillo, o de la fantástica banda sonora que está presente a lo largo de los 8 capítulos.
Breaking Bad es a las series como Battle Royale a los libros, obra de culto (o eso dicen los seriéfilos entendidos). True Detective desconozco si es de culto, si cumple los requisitos para entrar en un grupo tan exquisito, pero está claro que no es algo del montón. No es una serie de 39439 episodios estilo CSI, no busca resolver un crimen sin más. True Detective tiene muchas características que la diferencian y se ha convertido en un fenómeno tremendo, capaz incluso de sacar del trastero a un libro olvidado y cubrirlo de buenas palabras y éxito.
Para empezar, contamos con un antagonista especial: el Rey Amarillo, perdido en su Carcosa en ruinas. Una locura que combina crímenes con mitología. El Rey Amarillo hace referencia a la obra homónima de Richard W. Chambers, una colección de relatos cortos, góticos, cuyo punto común es la referencia a una obra de teatro que hace enloquecer a todo aquel que la ve, pero que, pese a todo, sigue ejerciendo una atracción fatal y afecta a más y más víctimas. Obra gótica, como decía, prácticamente desconocida hasta que la serie la rescató e internet comenzó a establecer conexiones. Ha estado entre los más vendidos de Amazon y ha conseguido que se conozca su nombre. Yo le he echado un ojo, pero bastante por encima, porque no es que sea un tipo de lectura que me encante, y debo reconocer que tiene una atmósfera bastante turbia, perfectamente gótica. Muy buen rescate, el que ha hecho True Detective. Carcosa es el infierno. La ciudad en cuestión habría sido un lugar de gran esplendor que el paso del tiempo habría consumido, dejando en ruinas. Aparece mencionada por primera vez en la obra de Ambrose Bierce Un habitante de Carcosa y ha sido nombrada en multitud de libros posteriormente: el propio Chambers la emplea en su Rey Amarillo, Lovecraft la incluye en su ciclo de horror cósmico de Los mitos de Cthulhu… Incluso George RR Martin incluye una Carcosa en los mapas de Canción de Hielo y Fuego.
Y, por si las alusiones a la literatura gótica y de terror cósmico no fueran suficientes, otro aspecto muy interesante de la serie se mueve en estos temas: las peculiares estructuras de madera que aparecen en la escena del crimen de Dora Lange y que volveremos a ver en el episodio final (uno de los pocos cabos que ata la serie, curiosamente). Según he leído en otras webs, Nic Pizzolato, creador de la serie, sentía gran fascinación por un relato de Karl Wagner titulado Sticks (Palos, maderas, etc.). Husmeando por internet llegué a este blog, con una entrada de hace unos años, que habla del relato en sí.  Aparece un artista que se topa con unas pequeñas estructuras de madera colgando de unos árboles. Decide seguirlas y llega a una casa abandonada, casi en ruinas y, en su interior, es atacado por algo esquelético que debería estar muerto, pero que tiene un puño de hierro. El caso es que este artista va a combatir contra los Nazis y, a su regreso, incorpora estas estructuras a sus obras de arte. Así que, en cierto modo, también tenemos que los detectives siguen el camino por marcado por estos símbolos hasta alcanzar al Rey Amarillo. Una curiosidad añadida es que Wagner, el autor del relato, formaba parte de la dirección de una editorial de ciencia ficción llamada Carcosa y, aunque ahora no recuerdo, es posible que su relato Sticks fuera publicado en una recopilación de relatos bajo este sello.

Un punto que es importante mencionar es la banda sonora de la serie [si clicáis aquí, os llevará a la playlist de Spotify con todas las canciones]. Os decía más arriba que es prácticamente imposible saltarse la intro, acunada por la fantástica canción de The Handsome Family, Far From Any Road, pero no es, ni mucho menos, la única canción que merece la pena en la serie. Se rescatan algunos clásicos, otros no tan clásicos, pero esta mezcla ecléctica es el envoltorio perfecto para este paquete. Desde la mítica Stand by me, de The Staple Fingers, pasando por el Bring it Jerome del genial Bo Diddley, ese Tired of Waiting for You de The Kinks, un buen tema de Father John Misty (quizás os suene más su canción I’m Writing a Novel) o, ya que la trama se desarrolla en Louisiana, una canción de los años 20 entonada por Blind Uncle Gaspard, títulada Sur le bord de l’eau y que introduce en la banda sonora un poco de la música tradicional Cajún.

Serie de personajes, pues, y serie de grandes referencias. Pensamiento nihilista, terror gótico, terror cósmico, costumbrismo, escepticismo, música muy bien seleccionada… Críticas positivas tirando a muy positivas en general, pero… ¿Qué tal cierra la primera temporada de True Detective? Los finales no suelen gustar y este no ha sido la excepción. Podría decirse que ha dividido a la audiencia: están quienes esperaban algo grandioso y que han quedado notablemente decepcionados, están también los que iban con pocas expectativas y han quedado satisfechos… Y también a los que les ha gustado por su sencillez (sencillez en comparación con el resto de la historia) y por su cierre categórico. Yo me incluyo entre estos últimos, aunque reconozco que aunque me hubiesen puesto una patata con un cartel de fin mi opinión variaría poco, porque todo lo que la serie me ha aportado (con sus regustos amargos incluidos) supera con creces a los 10 últimos -buenos o malos- minutos.

Pero bueno, ya para concluir, me quedo con esa maratón de capítulos que consiguieron, por primera vez, engancharme a una serie y terminarla en serio. Solo por eso, os la recomiendo. Y, para cerrar de una vez por todas este post interminable, os dejo la última cita de Cohle. ¡A disfrutar!

Hace tiempo solo había oscuridad. Si me preguntas, la luz está ahora ganando

 

Anuncios

14 comentarios en “True Detective – Season 1

  1. ¡Hola! Se nota que te ha gustado. Y no eres la única que me la recomienda. Nadie me ha dicho personalmente lo que a ti te han dicho pero por internet me ha quedado más que claro así que espero ponerme con la serie ya.
    Un beso 🙂

    Me gusta

  2. Fue una de las mejores series que vi el año pasado¡¡ genial reseña¡¡ estoy empezando a ver la segunda temporada y me encantaría que estuviera a la altura de la primera¡ ya te contaré¡¡¡ una que he disfrutado muchísimo(a parte de Juego de tronos) ha sido Penny Dreadfull (la segunda temporada) Un besazo¡¡¡

    Me gusta

  3. Justo esta semana estaba en busca de alguna serie para empezar a verla y estuve tentándome con ella pero finalmente me decante por otra. Después de leer tu reseña me has echo dudar de mi elección, así que cuando termine Penny Dreadfull que sólo me queda un capitulo empezaré con esta. Y en versión original!
    Un besote y gracias!!

    Me gusta

  4. Estoy deseando de ver esta serie.
    Te recomiendo un libro que leí hace poco llamado “Todo lo que muere”, de John Connolly (a ver si uno de estos días publico su reseña porque es genial), el primero de una serie de libros de novela negra cuyo prota es el gran Charlie Parker, quien dicen, se comenta, que es quien ha inspirado a los creadores de True Detective a la hora de hacer la serie.

    Un beso 😉

    Me gusta

  5. ¡Hola!

    Paso un poco de puntillas porque este serie es uno de mis grandes pendientes que espero resolver pronto, creo que tendremos mucho de esta producción aún por ver y espero ponerme pronto al día. Gracias por pasar por mi blog, es un gusto seguirte, me encanta tu espacio.

    Besos.

    Me gusta

  6. Genial crítica de la serie, muy completa. A mí es una de mis series favoritas, me pareció una pasada, el ambiente, la música tal como dices, los PERSONAJES, que exactamente como mencionas esta es una serie de personajes. Son muchas las cosas que me hizo sentir TD, pero sobre todo quedé maravillada por cómo los personajes se presentan al espectador, y por Rust, claro, porque Rust es uno de los personajes más fascinantes que he visto en mi vida, y yo personalmente conecto muy muy bien con él.
    Y el final………………. OMG. A algunos les decepcionó, pero a mí me pareció perfecto, MUY PERFECTO, y la canción con la que acaba está en la lista de canciones en las que me gustaría reencarnarme. Me veo a mí misma en esa canción.

    Me alegro mucho de que te haya gustado =)

    Me gusta

¿Quieres comentar algo?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s