Fenómeno fan: para todos los gustos

No es novedad que en alguna emisión de televisión, al conectar con la cola de un concierto esperado de algún artista con hordas de seguidores, veamos lo que se ha dado en denominar fenómeno fan. Nada que se haya inventado en la última década, ni en el último cuarto de siglo, pero que, sin embargo, ha sufrido una revolución gracias a la aparición de las redes sociales.
Muchos consideran que el nacimiento de este fenómeno acompaña a Elvis Presley, cuando comenzaron a recogerse desmayos de jovencitas en sus conciertos y cuando los pósteres se hicieron con las paredes de las habitaciones. De ello hace ya más de 50 años y esta maquinaria de apoyo incondicional se renueva y adapta a los tiempos. 
Elvis, Los Beatles, Nirvana, Los Rolling Stones, Backstreet Boys, Harry Potter, Tokio Hotel, Lost, Hannah Montana, Jonas Brothers, Crepúsculo, Justin Bieber, Juego de Tronos, Youtubers, One Direction… No son solo músicos quienes suscitan tales amores, sino que, especialmente en los últimos años, han sido sagas literarias, series o figuras más novedosas como los youtubers quienes están en el centro de todo.
No sé qué imagen tenéis vosotros de los fans, pero han sido las excepciones las que se han adueñado de mí, así que cuando pienso en ellos me vengo a imaginar algo así.
These girls have so many feels!    If you haven’t yet seen the video that kicks off Storyboard’s week of One Direction coverage, check it out now. And come back daily for more, if you can deal!
Lo sé, no es justo tener una percepción tan histérica de los fans, pero es que ciertos colectivos han influido negativamente en este movimiento. Porque lo normal es ser seguidor de algo, es normal que a todos nos guste cierto grupo de música más que cualquier otro, es normal que vayamos a sus conciertos, es normal que estemos informados sobre novedades (y es lo que, por suerte, hace la mayor parte de la gente), pero cuando se empieza a considerar a esos ídolos como algo más, (quien dice música, sirve exactamente para cualquier otro asunto: sino recordad el boom de Crepúsculo) algo sin lo que no se podría vivir y que parece ser perfecto… Uh, entonces hay un problemilla

Mi ídolo es mi vida
Siempre me ha parecido sorprendente la manera en que la gente puede sentirse identificada con personas famosas. Ídolos. Pero yo concibo de otra forma el significado de la palabra ídolo aunque acepto el mismo significado que todo el mundo conoce: alguien admirable, porque ha conseguido ciertos logros y tiene influencia y renombre a un nivel, sino mundial, muy importante. Yo podría considerar que Stephen King es mi ídolo literario. Podría hacerlo, porque es un escritor que me fascina, sigo su obra y tengo bastantes de sus libros en mi haber… Sin embargo, yo no diría que es mi ídolo. Musicalmente, hay algunos cantantes que prefiero sobre el resto, pero tampoco los considero ídolos. Eso tiene que ver, claro está, con la personalidad de cada uno
Yo no tengo la necesidad de hacerme fanática o de proclamar mi amor por cierto personaje a los cuatro vientos. Escucho a tal grupo, pero me quedo con su música, no me importa demasiado su vida personal, si tiene pareja o no, si bebe, fuma o se coloca… A fin de cuentas, a mí de esa persona me interesa su trabajo, porque hablar de ella o cotillear sobre ella no me soluciona la vida, no me dan dinero ni me dan trabajo. 
Y aquí es donde viene la evolución, que no todo iba a ser bueno. Entro en Twitter, un día cualquiera (al menos, para mí) y empiezo a ver retuits sobre Justin Bieber (que me importa una cosa loca). Matadme, pero no sabía que era el día de los VMAs. El caso es que ahí había cientos, miles de chicas tuiteando como verdaderas posesas sobre la aparición de Justin Bieber, sobre su nuevo corte de pelo, sobre si sonreía, sobre lo guapo que era, sobre ¡Ay madre, está saludando!, sobre ¡ERES EL MEJOR!, sobre que si los que lo criticaban eran gilipollas unos inútiles, sobre que estaban llorando de verlo feliz, sobre que la música no era nada hasta que él había llegado… Lo malo es que no había una palabra bien escrita en cada mensaje, debía de ser por la emoción. Y ahí me veis a mí, ahogada entre una ola de fangirleo extremo, tratando de no enfermar al ver tanta estupidez junta.
Respeto mucho la opinión y los gustos de cada uno, porque somos un mundo, pero entregarse de tal forma a alguien que no va a hacer nada por ti (más allá de la música) es incluso absurdo. Si las fangirls me leen me dirán que su ídolo visita a niños con cáncer, abraza a chicas que no dejan de moquear, que las saluda y las aprecia muchísimo, que blablablá¿Recompensa eso? ¿Les recompensa?
¿Te estás metiendo con MI ídolo?
Ahora, no obstante, viene lo mejor (o lo más preocupante). Dejad, antes de nada, que haga un breve resumen de los tipos de fans que he comentado hasta ahora:
 
Fans estándar
Fans histriónic@s

Y llegan…
¡Fans agresiv@s!

 

Oh, sí, la agresividad, la “autodefensa”. Gente (chicas jóvenes, por lo general, aunque hay de todo dependiendo de quién sea el defendido) que amenaza a quienes no piensan como ellos, a quienes se relacionan con sus ídolos de una manera que a ellos no les gusta (varias novias de famosetes  lo han sufrido en sus carnes)… Ahí es cuando la palabra fanatismo se convierte en algo negativo. Ya me diréis qué coherencia tiene insultar a aquellas personas a las que no les gusta, por ejemplo, Miley Cyrus.  Y es que cuando se sobrepasan unos límites, lo positivo de tener una marea de fans puede que quede opacado por las consecuencias negativas de sus actos.

Ya que estamos aquí, os comento qué es lo que me motivó a escribir este post. No sé si sabréis que a finales de agosto hubo una polémica en Twitter relacionada con los booktubers. En un programa de la televisión regional de Alicante presentaron a este nuevo grupo de youtubers con mucha sorna y llegando a faltar al respeto tanto a las personas que se dedican a ello, con mucho esfuerzo e ilusión como hobby, como a la literatura juvenil (dado que relacionaban el tema de comentar libros en YouTube con la lectura de novelas YA). 
Yo me sumé a la marea de indignación en Twitter, y no porque siga a ningún booktuber, ya que es algo que no hago (prefiero las recomendaciones escritas de los blogs), sino porque me pareció una forma burda y poco apropiada de abordar el tema. Al día siguiente, cientos de lectores y blogueros atacaron a la periodista (o lo que quiera que sea esa mujer) que hizo tales declaraciones. Cuando Javier Ruescas o Sebas G Mouret, (por mencionar a alguien más conocido) respondieron en sus cuentas, aquello fue el acabose. No se me habría pasado por la cabeza que el mundo de la literatura aquí en España pudiese mover también a tantos fans  y tantos fans histriónicos y agresivos. Reconozco que esto me decepcionó un poco, pero en todas las industrias hay ovejas negras. Lo que pasó después fue un desmadre de tuits contra el programa y las presentadores, entre los cuales comenzaron a aparecer insultos, y comentarios fuera de madre (llegaron a llamarlas drogadictas, entre otras cosas). 
Y mirad, que yo me indigno muy fácilmente y por cosas nimias incluso, pero no persigo causas perdidas ni tampoco me puedo identificar con semejantes reacciones. Una cosa es replicar, rebatir, responder, argumentar y exponer la opinión de cada uno con respeto. Siempre se te puede calentar la lengua y soltar alguna cosilla menos apropiada, pero hasta ahí. No entiendo que por defender a unas personas a las que admiras te pongas en evidencia, te ridiculices y llegues a extremos lamentables. No me cabe en la cabeza.
Pero bueno, a fin de cuentas, el entender de una manera u otra ciertos temas o ciertas reacciones es algo muy personal. Todos pensamos de manera distinta, aunque podamos compartir impresiones sobre algo en particular, así que no podemos pretender que todos vean el fenómeno fan de la misma forma. El tema está en controlar, en ser comedido y no extremar por algo que tampoco te va a solucionar la vida. Porque los ídolos me imagino que es normal que los haya, pero que un ídolo guíe nuestra existencia… Bueno, eso ya es harina de otro costal.
Anuncios

13 comentarios en “Fenómeno fan: para todos los gustos

  1. ¡Hola!
    Pues poco más puedo añadir al post, creo que tienes razón y que es lamentable cuando se llega a insultar sin ton ni son yéndote fuera de contexto.
    Yo también me indigné con todo el tema “booktuber” porque me pareció que ese día la profesionalidad se había puesto en huelga, pero de ahí a llamarlas drogadictas hay un gran paso. No es necesario dejarte en ridículo para dar tu opinión, digo yo.
    En fin, ya deberíamos ser todos lo suficientemente mayorcitos como para controlarnos… ¡vaya tela!
    ¡Un saludo y muy buena entrada!

    Me gusta

  2. ¡Hola!

    Coincido mucho contigo, en general me parece una entrada muy interesante y es un tema que, como bien dices, aunque no ha sido cosa de los últimos diez años, si que es cierto que últimamente se está desmadrando, sobre todo con los youtubers y todo lo demás.
    En fin, todos somos fans de algo, a todos tenemos ídolos (aunque coincido contigo, yo tampoco tengo ningún ídolo al que siga y con el que esté obsesionada, lo que me suele gustar de esas personas es su trabajo y no sus vidas), y como fans, es normal emocionarse o ponerse un poco, UN POCO histéricos.
    Pero lo de hoy en día ya es pasarse. Es que es ACOSO, EXAGERADO, y da una mala visión de todos los fans en general, porque esos son fans EXTREMISTAS. En fin, y lo de los fans agresivos que comienzan a insultar sólo porque criticas a sus ídolos a mí es que me saca de quicio. ¿Que pasa, que no sabes aceptar que hay opiniones diferentes? ¿Que hay críticas negativas que pueden ser constructivas? En fin.

    ¡muchos besos!

    Me gusta

  3. ¡Hola, Chincla!
    Creo que todos los extremos son malos. Está bien que te guste un cantante, un libro o una “celebrity” (y entiéndase celebrity como persona que es famosa a pesar de no haber hecho nada admirable), pero dedicar tu vida a ello, vivir por y para ello… No está bien.
    Un beso,
    Chin~

    Me gusta

  4. Holaa
    Creo que tienes muchísima razón, yo soy muy fan de algún grupo de música y de algún libro o cosas así pero jamás me pondría agresiva o me enfadaria con alguien por criticar algo que me gusta… Me parece patético eso de querer imponer tus gustos poe encima de los de los demás… En todo los extremos son malos, y esa clase de “Fans” me ponen mala.

    Un post genial, muy interesante
    Te sigo^^
    Un beso!

    Me gusta

  5. Tu entrada me ha encantado. tienes toda la razón. Yo tampoco soy realmente fan de nada, me gustan algunas cosas, algunos personajes y tal, pero nunca a nivel fangirl. Coincido contigo con lo de los youtubers, yo también me sumé a la ola de indignados, pero también me di cuenta que llegaba un punto en que lo mejor era pasar página, que crear polémica no era la solución. :S

    un saludo,
    Laura

    Me gusta

  6. ¡Hola!
    No me hables del fenómeno fan que yo ya fui victima suyo durante varios años. Te cuento: a mi me pasa como a ti, me puede gustar mucho un grupo, un actor, un escritor, etc, pero me da exactamente igual su vida personal o si hoy esta más guapa que ayer pero menos que mañana o si en una gala la enfocan 15 veces o 100. A mi lo que me interesa es el arte que crean o su producto.
    Lo malo de ser así de práctico es que los fans -especialmente los agresivos- no son capaces de entenderte y te exigen que seas objetivo, que no critiques y que les beses el culo tanto al objeto de culto como a su fandom. Durante un par de años una amiga y yo tuvimos un blog sobre kpop, lo escribíamos con ironía, mala leche y sin mojarnos por nadie. Da igual que nuestro grupo favorito sacara una canción, si esta no nos gustaba lo decíamos y nos quedábamos tan panchos, pero claro, de repente salían de todas partes los fans fatales que te insultan, te amenazan y te sueltan mil barbaridades. Por suerte no todos los fans son iguales, muchos entendían nuestro sentido del humor y nos seguían y animaban a seguir siendo objetivos y absurdamente alocados, pero algunos de esos fans fatales incluso enviaban a sus amigas, las cuales ni siquiera sabían que era el kpop, para insultarnos y que los comentarios negativos crecieran sin parar. Al final nos hartamos de todo y dejamos el blog, desde entonces nuestra vida es más tranquila XD.
    No puedes luchar contra este tipo de personan, los fans fatales son intransigentes, inmaduros y soberbios, lo único que puedes hacer es esperar a que maduren.

    Me gusta

  7. ¡Hola!
    Estoy de acuerdo contigo, te puede gustar un equipo de musica, un actor, lo que te de la gana, pero sin llegar al fanatismo. Todos los extremos son malos. Yo soy la primera a la que le gustan el trabajo de ciertas personas y lo valoro. Pero nunca he sido partidaria de todas estas histerias. Muy buena entrada.
    Un beso.

    Me gusta

  8. Hola 🙂 Esta entrada creo que se podría publicar en cualquier medio la verdad, y sería lo más coherente que he leído en mucho tiempo sobre este tema. Esta bien, todos tenemos cosas que somos “fan”, pero fan como me gusta y punto, al menos para mi. Pero cada vez se esta viniendo de una forma más brutal un fanatismo, una locura empedernida por alguien o algo, que hace que la gente conteste mal, sea agresiva o que incluso toda su vida gire en torno a esa persona que ni siquiera en realidad conoce. Yo realmente paso del tema, pero si que pasa lo que dices por redes sociales eso con J Bieber, T. Swift y muchas más; hay personas que no pueden vivir su vida sin ser fanatica de otras personas. Y si, esta muy bien tener cosas o personas de las que eres fan: Yo soy fan de Journey, lo admito, pero no por ello me se la vida de todos sus componentes. Yo soy fan de los libros de P.Rothfuss, pero no por ello estoy hablando de esa persona todo el día ni poniendo todo lo que hace (y eso que es un tío majo). No sé, para mi en fenómeno fan esta llegando a unas cuotas demasiado extremas, crean histerias y cosas que no tienen sentido al menos para mi. Me gusta compartir tu visión, muy bien explicada y coherente. Un besin^^

    Me gusta

  9. Hola!
    Yo antes sí que era fan de ciertas cosas en plan seguir todo lo que salía de mis ídolos y demás. Pero nunca entenderé esas personas que insultan a las que piensan diferente o bien justifican todo lo que hace su ídolo, creo que como persona debes de tener un criterio y si, por ejemplo, no te parece bien drogarte hasta acabar tirado por los suelos, no justifiques a tu ídolo si lo hace e insulten a personas que hablen sobre él si ellas no han insultado.
    Sin embargo, ahora que he crecido, sí que admiro a ciertas personas, pero creo que, al igual que tú no soy fan de nada. En todo caso lo sería de personajes literarios que esos sí que no me decepcionarán nunca.
    Besitos

    Me gusta

  10. https://media.giphy.com/media/5yLgockmAasiAWq5NsY/giphy.gif No sabes lo de acuerdo que estoy contigo en este tema.
    Yo formo parte de ese “fenómeno fan” por así decirlo, aunque no es igual. Quiero decir, yo soy seguidora de Maldita Nerea y si es verdad que este grupo intenta enfocar todo eso de una forma diferente, por eso nos llamamos seguidores y no fan, que viene de fanático. A mi me encanta el grupo y tengo al cantante como un ejemplo a seguir por su templanza y por diversos motivos, pero no lo considero mi ídolo, más bien un ejemplo. Lo que quiero decir con esto es que puede que te guste un grupo, artista o x, pero de ahí a ser un fan de esos que critícan las opiniones de los demás hay mucha diferencia. Pedimos que respeten nuestras opiniones cuando la gente critica a todo aquel que no opina igual. ¿De verdad merece la pena perder el tiempo así?
    Como ya he dicho es un tema que me toca de cerca, por la relación que tengo con el grupo y los demás “seguidores”.
    Dejemos de vivir a través de ídolos y comencemos a vivir nuestras vidas.
    Un beso.

    Me gusta

  11. Hola!

    Muy buen post y CHAPO!
    Yo soy muy de idas y venidas con esto del fenómeno fan, me da por algo y lo sigo bastante, aunque hay cosas que siempre seguiré, relacionado sobretodo con música y libros, porque las series es algo más efímero para mí.
    Desde luego que poco más puedo comentar de lo que ya has descrito, lo que está claro que hay varios tipos de fans y como bien dices cada uno se toma las cosas como quiere, aunque nunca entenderé la agresividad que hay a veces, si no te gusta algo, no lo mires, pero tampoco encuentro que haya que insultar y faltar al respeto.
    En fin, que me ha dado que pensar todo lo que has escrito!
    Besos!

    Me gusta

  12. Hola, yo también vi el programa y … bueno creo que si intento hacerse la graciosa no lo consiguió y quedo más bien como una pardilla… porque a fin de cuentas se estaba burlando de gente que promueve la literatura, no olvidemos que es algo que todos los colegios intentan hacer sin mucho éxito.. en fin… pero centrándome en tu post (que esta genial) yo tmp entiendo a los “fans” agresivos/violentos. Insultando y faltando al respeto nos ponemos al mismo nivel o inferior con lo que no creo que sea el camino.. de todas maneras hay gente para todo. Pero no es bueno llevar al extremo las cosas.

    Me gusta

¿Quieres comentar algo?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s