Mis mejores lecturas del 2015

Aunque lleve siglos sin pasarme por aquí -ya me niego a disculparme, porque cada entrada que hago parece una excusa en sí misma- me parece esencial cerrar el año con una recopilación de cosas, como manda la tradición. He decidido dividir en dos posts de “Lo mejor de 2015” mis favoritos, bien sean libros, series, películas, discos… De esto último hablaré en la segunda parte, pero en la primera voy a ocuparme de los libros, de mis mejores lecturas (que no han sido pocas), de cómo me ha ido con los retos y de lo que he considerado grandes descubrimientos.
No ha sido fácil seleccionar las mejores lecturas, porque he leído bastante.  A principios de año me apunté al reto de Goodreads y, con muy buena imagen de mi yo lector, me anoté 65 libros que leer. Todo fue muy bien, pero en verano desconecté y con el inicio del nuevo curso la lectura pasó a ser una prioridad inferior. Lo último que se me apetecía hacer, después de pasarme las tardes entre apuntes, era leer, por muy interesantes que se presentasen mis pendientes.
Poco a poco retomé el hábito, aunque reconozco que he tenido que esforzarme mucho para conseguir el reto. He leído libros no demasiado extensos -unas 200 páginas- estas últimas semanas (eso sí, libros que quería leer y que he rescatado del cajón) porque el reto se había convertido en una cuestión de orgullo. De todas formas, estoy bastante contenta con lo que he leído, porque han sido, en general, lecturas muy satisfactorias, y eso anima de lo lindo.

Además del reto de Goodreads, a principios de este año se me apeteció ponerme a prueba (cómo se nota que en enero todavía no vemos por completo la pendiente de la cuesta) y también me apunté al reto de lectura de Popsugar.  Este reto consistía en tener una serie de lecturas que cumpliesen los requisitos de la lista que os dejo a continuación. Este, lamentablemente, no he sido capaz de terminarlo (ni aun modificándolo para facilitarme las cosas), porque no ha sido un año de trilogías ni de diarios. ¡Qué se le va a hacer!

 
Si clicais en el botón de Mostrar podréis ver cómo ha resultado este reto. Os lo dejo oculto para que no ocupe demasiado, porque son casi 50 ítems.
  • Un libro con más de 500 páginas  La ladrona de libros
  • Un romance clásico La celestina
  • Un libro que se convirtió en película El señor de las moscas
  • Un libro publicado este año La sustancia invisible de los cielos
  • Un libro con un número en el título Diez negritos
  • Un libro escrito por alguien menor de 30 años Play, de Javier Ruescas
  • Un libro con personajes no-humanos Todo lo que podríamos haber sido tú y y si no fuéramos tú y yo
  • Un libro divertido Hipsters (Un manual ilustrado)
  • Un libro escrito por una mujer Ugly Love
  • Un libro de misterio o un thriller Fuego Blanco
  • Un libro con un título de una palabra Cicatriz
  • Un libro de historias cortas Al otro lado del cristal
  • Un libro que ocurre en otro país Los años de peregrinación del chico sin color
  • Un libro de no ficción Llamando a las puertas del cielo
  • El primer libro de un autor popular Higiene del asesino, de Amélie Nothomb
  • Un libro de un autor que ames y que no hayas leído aún Mr Mercedes, de Stephen King
  • Un libro recomendado por un amigo Infinitissimo
  • Un libro de un ganador del Pulitzer Maus
  • Un libro basado en una historia real El pilates (y la madre que lo parió)
  • Un libro que esté al final de tu lista de libros por leer Ha vuelto
  • Un libro que le guste a tu madre Para acabar con Eddy Bellegueule
  • Un libro de más de 100 años La importancia de llamarse Ernesto
  • Un libro basándote solamente en la portada Número Cero
  • Un libro que se suponía debías leer en la escuela pero no lo hiciste
  • Un diario
  • Un libro que puedas terminar en un día Nubes de Kétchup
  • Un libro con antónimos en el título (Lo he cogido con pinzas ^^) Gente que viene y bah
  • Un libro que se desarrolle en un lugar que siempre hayas querido visitar Nos vemos allá arriba
  • Un libro publicado el año en que naciste Battle Royale
  • Un libro con malas críticas After I
  • Una trilogía
  • Un libro de tu infancia Las dos vidas de Jéremie
  • Un libro con un triángulo amoroso El club de la lucha
  • Un libro ambientado en la secundaria Aristotle and Dante
  • Un libro con un color en el título La hora del Dios Rojo
  • Un libro que te haga llorar El nadador en el mar secreto
  • Un libro con magia Furia
  • Una novela gráfica Cooltureta
  • Un libro de un autor que nunca hayas leído antes El guardián entre el centeno
  • Un libro que tienes pero nunca has leído La leyenda del ladrón
  • Un libro ambientado en tu ciudad  región La Santa
  • Un libro originalmente escrito en otro idioma Jesús me quiere (Jesus Liebt Mich)
  • Un libro relato que se desarrolle en Navidad Mágicamente tú
  • Un libro escrito por un autor con tus mismas iniciales Matar y guardar la ropa, de Carlos Salem
  • Una obra de teatro Las bicicletas son para el verano
  • Un libro prohibido Los versos satánicos
  • Un libro basado en o convertido en una serie de TV Tormenta de espadas – Canción de hielo y fuego
  • Un libro que comenzaste y nunca terminaste Vestido de novia

Ahora sí, dejando atrás los retos, es momento de comentar cuáles han sido mis mejores lecturas. En un principio había pensado en elegir 3, pero eso era hacer una selección demasiado exhaustiva; después pensé en 7, en 10… Pero me he quedado con los 5 mejores y unas cuantas menciones especiales. Eso sí, los 5 mejores no tienen un orden concreto, simplemente son lecturas que me han encantado sobremanera y para las que no veo necesario una ordenación interna.

El TOP 5 es, sin la menor duda, para Battle Royale, Mr Mercedes, Nos vemos allá arriba, Higiene del asesino y El nadador en el mar secreto; mientras que las menciones especiales se las llevan Cicatriz, el dúo de Alicias de Carroll y Los versos satánicos.
Top cinco

Sabéis que Battle Royale ha sido uno de mis grandes hallazgos de este año. No he dejado de prodigar sus bondades a cada ocasión de la que he dispuesto y lo seguiré haciendo porque es una historia que me fascina. No es la prosa, ni mucho menos, sino la trepidante historia que entre las 600 páginas de pura acción se esconde. Ha salido a relucir porque hay quien ha visto similitudes (o incluso plagio) entre Los Juegos del Hambre y esta ya obra de culto japonesa. Un poco gore, sí, pero con fundamento. Ojalá se convierta en un clásico. Se lo merece.

De Mr Mercedes basta con mencionar a su autor para dejarme prendada, pero, como tampoco quiero ser tan arbitraria, debo reconocer que esta incursión en la novela policíaca de Stephen King le ha salido muy redondo. Mantiene, porque sería imposible hacer borrón y cuenta nueva, un punto de ese terror constante que le identifica, pero crea una correría de ratón-gato donde, pese a conocer de antemano quienes son ambos, la intriga está ahí, hay tensión y buen manejo de los elementos que conforman este tipo de novela. Quizás no sea la mejor novela para tomar contacto con el autor, pero sí que es un gustazo para los que ya le conocemos.

Con Pierre Lemaître probé suerte, antes de con Nos vemos allá arriba, con Vestido de novia, obra que me resultó excesivamente enrevesada y la cual abandoné por falta de placer y paciencia  para con la lectura. No obstante, mi segundo intento fue muchísimo más acertado y agradable. No he hecho reseña (y dudo que la haga, al menos próximamente), pero eso no implica que haya disfrutado con ella menos que con otras. No señor. Esta novela supone un viaje al final de la I Guerra Mundial y dicha postguerra. Dos personajes que se van a ver enlazados a consecuencia de la guerra y que tendrán que salir adelante ideando un plan peculiar. Es extensa, pero realmente merece la pena, porque realiza un buen dibujo de la Francia de la postguerra, de cómo la sociedad se sobrepone y, además, crea una trama que se adhiere al lector y no lo deja hasta que la devora.

Las tres novelas anteriores se corresponden con lecturas de la primera mitad del año, Higiene del asesino, sin embargo, la tengo muy reciente, apenas una semana. Es mi tercera lectura de Amélie Nothomb (a la que conocí gracias a Jorge, del blog Persiguiendo Dragones) y la más satisfactoria, probablemente. Es una autora con un estilo muy fácilmente identificable y que me fascina (para bien y para mal, todo se adicho). Se pasea con cierta arrogancia por sus obras (y aparece en casi todas sus portadas) y destila una especie de sabiondez que puede llegar a repeler pero que, en su justa medida, es una maravilla. Higiene del asesino me encanta por su compleja sencillez y porque, por increíble que parezca, la acción no decae ni pierde fuerza pese a estar mantenida por un diálogo constante, sin aparición alguna (tan solo en contadas, contadísimas ocasiones) del narrador. De esta sí tengo intención de subir reseña pronto, pero os comento por alto la trama: un escritor, Nobel de Literatura, aquejado de una enfermedad que le matará en un plazo de 3 meses concede una última entrevista a 5 medios, estableciendo una serie de normas estrictas que todos deberán cumplir si quieren participar. La novela es eso, la sucesión de las 5 entrevistas y el vislumbramiento de la historia de fondo que está cuidadosamente tejida. Muy, pero que muy recomendable.

Por último nos encontramos con El nadador en el mar secreto, una obra de William Kotzwinkle. Me llamó la atención por las buenísimas críticas que de ella leí, sobre todo referentes a la versión original, ya que en español fue publicada por Navona hace más o menos un año. Es una obra brevísima, que no llega a las cien páginas, pero es puro sentimiento, os lo prometo. Nos narra la experiencia de unos padres primerizos, desde que la mujer rompe aguas, pasando por el parto y los dos, si no recuerdo mal, siguientes días. La prosa es algo abrupta en algunos casos, pero es pura melodía y un buen chute hormonal. Si sois como yo y a nada que os pinchen os ponéis sentimentales vais a pasaros toda la lectura llorando a lágrima tendida.

Menciones especiales
 
Podría incluir aquí docenas de libros, aunque si he elegido los 3 (4 en realidad) que os voy a desgranar a continuación no es porque hayan sido lo mejor que haya leído en mi vida, sino porque han tenido algo que me ha resultado curioso, algo que ha marcado la lectura y me ha cambiado un poco como lectora.
 
El primero que mencionaré será Los versos satánicos, la polémica (ya de perdidos, vámonos al río de la originalidad) novela del autor indio Salman Rushdie. Si decidí leer este libro fue por mera curiosidad. Sabía de todo el “lío” que rodeaba a su publicación y posteriores interpretaciones, así que me lancé a por ella. Me costó terminarla, porque, aunque no sea excesivamente extensa – unas 500 páginas- la red de tramas es tan vasta que es complicado digerir lo que se va leyendo. En Goodreads no la puntué y me sería muy complicado hacerlo, porque he tenido sentimientos encontrados al respecto. Por un lado, me fascinó la maestría con que el autor sale bien parado (al menos literariamente) de la tremenda amalgama de historias que combina, empleando un estilo narrativo que a mí me encantó. También me sorprendió la creatividad y el sarcasmo con que aborda prácticamente todos los episodios que se describe. Por otro lado, me parece que se trata de una obra demasiado pretenciosa y que es inabarcable por el público general (entre los que me incluyo, faltaría más). Para comprender los matices no está de más revisar antes fragmentos del Corán o de la historia de las religiones (que no es poca cosa, todo sea dicho) y quizá tener un conocimiento, más profundo del que prodigamos tener, de las culturas que no sean la omnipresente occidental.
La polémica me parece totalmente desmesurada, pero cuando se trata con la religión… En fin, ya se sabe. Es lamentable que no se respete la libertad de expresión, cuando estamos ante una novela, donde la ficción prima sobre el resto, donde se debería tener total libertad para satirizar y parodiar (sin llegar a hacer un uso burdo de estos elementos, obvio está) y donde, aunque se tiende a dejar de lado, lo principal de la historia no es la “ofensa” a Mahoma, al Islam y a las demás religiones, si no el cómo afrontan los inmigrantes su acondicionamiento en un occidente que no hace más que ponerles zancadillas.
Quizás solo por esto merezca la pena leerla, no estoy segura, pero lo que sí soy consciente es que me ha invitado a pensar sobre temas que probablemente no me habría planteado así como así. Y que un libro además de entretener, contenga un mensaje interesante en el subfondo es un verdadero placer.
 
El segundo no se trata de un libro, sino de un par de libros: Alicia en el país de las Maravillas y A través del espejo y lo que Alicia encontró allí, ambos del inglés Lewis Carroll. Hace unos años había intentado leerme la versión original de estos libros (no las adaptaciones infantiles) pero no fui capaz de engancharme. Sin embargo, esta vez (y a raíz de ver la “peculiar” versión que Tim Burton hizo de estas obras) me picó el gusanillo y me las terminé en tres o cuatro días.
Conocía más o menos la trama, pero leerla tal y como la dispuso el autor me resulto una experiencia totalmente nueva. Me encontré con el mundo de ficción que esperaba, pero no tamizado e infantilizado, sino tremendamente paródico y burlón. Debo decir que no me he tragado al personaje de Alicia, tan repelente y tiquismiquis  que ha habido veces en que he deseado taparle la boca con cinta adhesiva por lo inadecuado e inoportuno de sus apreciaciones, además de por su personalidad impetuosa.
No obstante, dejando de lado a la protagonista, reconozco lo fabuloso del mundo que Carroll crea, especialmente en el segundo libro, porque es capaz de crear algo que radica en el absurdo pero que termina por parecer algo normal. Me ha encantado, en términos generales, redescubrir este clásico y verlo con ojos distintos a como lo hacía cuando veía la película de Disney. Y, ya que comento lo de las películas (y acordándome de la tirria que parecen tenerle los amantes de los libros de Carroll a la peli de Burton), he de decir que el filme de Tim Burton me encanta. Es cierto que se columpia con gusto sobre la historia original, pero no deja de ser una versión, y es fascinante la imaginación que denota y el buen hacer con que consigue combinar la historia de ambos libros y que el resultado sea tan bueno.
Ya para concluir os voy a hablar de Cicatriz, la única novela española de mi lista. Escrita por Sara Mesa, ha recibido el beneplácito de la crítica (aunque los aplausos de la crítica tampoco es que siempre sean indicativo fiable de buen hacer literario) y el mío, que es el que nos incumbe en esta entrada. La descubrí a partir de una reseña que vi en la blogosfera y, pese a que retrasé su lectura por culpa de una pereza ya inherente a mi persona, creo que ha sido todo un honor poder haber participado de su lectura. La prosa con que la autora envuelve la trama es una maravilla y la trama que construye con ella no se le queda atrás.
A través de los libros y de los primitivos chats de internet, Mesa logra crear una atmósfera que se torna opresiva por momentos. La comunicación entre dos desconocidos, una joven y un misterioso hombre cuyo apodo es Knut, es el centro de la historia.
Os prometo que no sé muy bien qué es lo que me ha impresionado tanto, porque no sería capaz de explicarlo ni con palabras ni con emoticonos ni de otra manera, así que haced de tripas corazón y creedme. Os va a dar que pensar y la vais disfrutar mucho, porque realmente merece la pena. De verdad.
 
 
 

Y hasta aquí mi recopilación de mis mejores lecturas del 2015. No pretendía extenderme tanto, pero como algunos de los libros no los había reseñado me he dejado llevar y os he contado más de lo que pretendía. También pretendía comentaros algo sobre las peores lecturas, pero, ya que estamos de “celebración” dejamos los malos tragos atrás.

Espero que haya sido un buen año lector para vosotros ^^ ¡Un abrazo!
Anuncios

9 comentarios en “Mis mejores lecturas del 2015

  1. Battle royale me gustó mucho. Lo leí para ver las diferencias con la saga de Los juegos del hambre y ni punto de comparación. Lo único negativo de este libro son los nombres de los jóvenes, que son muchos y tenía que ir apuntándolos para no perderme.
    Besos

    Me gusta

  2. Muy buenas propuestas. El de Alicia también es uno de mis libros fetiche (el primer libro al menos; el segundo ya no tanto, que me resultó algo más flojo). A ver si en el futuro me hago con el de Mr. Mercedes.

    Feliz año Chincla 😉

    Me gusta

  3. ¡Hola!
    Muy buen resumen de tu año, unas lecturas muy interesantes.
    Battle Royale lo tengo pendiente en la estantería y me gustaría leerlo pronto. Mr. Mercedes me gustó mucho y tengo ganas de leer su continuación, a ver si llega pronto.
    Amelie Nothomb es una autora que me gusta porque me parece muy original y su estilo es diferente. Tengo que leer más novelas suyas, esta en concreto aún no la he leído. Y Cicatriz cada vez tengo más ganas de leerlo.
    Un beso y a disfrutar de las lecturas del nuevo año

    Me gusta

  4. ¡Hola!
    El que más me llama es Battle Royale, tiene una pintaza *O* También quiero leer Alicia en el País de las Maravillas, que lo tengo esperándome en la tablet. Intentaré no darle mucha importancia al carácter de Alicia, porque si no creo que acabaría tirándome de los pelos jaja
    Me quedo por aquí ^^
    ¡Besos!

    Me gusta

¿Quieres comentar algo?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s