Leído (y no reseñado) en enero, febrero y marzo

¡Buenas! ¿Cómo os va?

He pensado que, ya que hoy es un INUSUAL domingo lluvioso en Asturias, el plan perfecto sería repasar todo lo que he leído y que no me he dignado a reseñar desde principios de año. Además, quiero enseñaros mis dos últimas adquisiciones (con las que me he arruinado definitivamente) y algunos libros que son “novedades” en mi estantería y que serán los próximos en caer. 
 
Francamente, creo que estoy leyendo mucho. Ya os lo dije en el post anterior, si no me equivoco, y la tónica perdura. Cada vez que me termino un libro me apunto tropecientos relacionados, así que es todo un bucle que amenaza con engullirme. Pero, oye, mientras tanto, que siga la fiesta.

 

La falsa medida del hombre, de Stephen Jay Gould
Ashaverus el libidinoso, de Miguel Arnas Coronado
Don Quijote de la Mancha, de Cervantes

Bueno, no está mal para un muggle 😉

We Should All Be Feminists, de Chimamanda Ngozi Adichie
La lista prohibida, de Koethi Zan
Saca al escritor que llevas dentro, de Iria López Teijeiro
El sueño de Damocles, de Fatos Kongoli
Una bella antología de Charles Bukowski
Ciencia versus religión, de Stephen Jay Gould
La máquina de follar, de Charles Bukowski
How to Say Goodbye in Robot, de Natalie Standiford
El Manifiesto Comunista, de Marx y Engels
Esto es agua, de David Foster Wallace
Tokio Blues, de Haruki Murakami
Cómo ser mujer, de Caitlin Moran
La fórmula preferida del profesor, de Yoko Ogawa
En cinco minutos levántate María, de Pablo Ramos
Carta abierta a una chica progre, de Francisco Umbral

Por ahora, todas estas son las lecturas que he arrasado desde enero. Hay de todo y, objetivamente, no es que sea un conjunto de libros homogéneo, pero es lo que han dado de sí los días entre examen y examen.
Ya os había comentado en el post de los retos que me estaban gustando casi todos los libros que había escogido y, de hecho, así sigue siendo. Es obvio que ha habido lecturas mejores y peores, pero todas han dejado el listón bastante alto a su manera. Si tuviera que elegir mis preferidas de entre esas 19, probablemente, me quedaría con Tokio Blues y En cinco minutos levántate María. 
El libro de Murakami es sensacional. De verdad. Muy sensacional. Sensacionalérrimo. Los personajes (aunque el protagonista a veces sea parezca más parado que una papelera), los sentimientos, la prosa. Todo. Espero tener la reseña pronto, porque tengo ganas de hacerla.
En cinco minutos levántate María es una obra que no conocía, así como tampoco tenía ni la menor idea de Pablo Ramos, su autor. Una pena, porque se merecen ambos tener muchísimo más reconocimiento. Técnicamente, este libro forma parte de una trilogía o, al menos, del universo que modelaron otras dos novelas previas, pero se puede leer independientemente. Además, lo más probable es que os entren ganas, después, de leer los anteriores para redondear la jugada. No quiero desvelaros nada, ya que también pretendo hacerlo en una reseña cercana, tratando la obra con mucho más mimo.


Por otro lado, quiero compartir los libros que tengo pendientes en papel. Me refiero, por supuesto, a los más recientes, porque algunos de los que ya os he hablado (y que ya he comentado por aquí en entradas antiguas) siguen ahí, muertos de asco y de soledad. Si me seguís en Twitter quizás los hayáis visto, porque he compartido alguna que otra imagen, pero qué mejor que hablar de ello en el blog.

Sí, es un pequeño gran problema. ¿Recordáis el tsundoku? Pues cada vez va a peor.

 

Los libros llegan, se acumulan, se llenan de polvo, aguardan con mirada llorosa a ser leídos y así hacen más amena su eternidad literaria. 
En mi casa ya hay un pequeño Edén de libros solitarios, confío en que estos puedan salir pronto y sentirse bien realizados. 
Hay un poco de todo, como imagino que veis. Cicatriz, de Juan Gómez Jurado, y Grandes Pechos, amplias caderas, de Mo Yan, llevan aquí desde Navidad. El paciente fue una compra inesperada (yo pretendía abastecerme de bolígrafos bic y mirad con qué volví a casa) y Mentir es encender fuego me lo envío Nova Casa Editorial hace ¿4 meses? y estoy leyéndolo ahora. Aquí se me plantea el gran dilema de colaborar con editoriales. Puede ser beneficioso para ambos, pero claro, se supone que yo debería habérmelo leído hace tres meses. Se supone, siempre y cuando sigamos estas “normas” que parecen imperar en el mundillo de “te mando un libro, lo lees pronto y me lo reseñas”. Pero no he podido cumplirlo porque no digería el libro en ese momento, así que no creo que vaya a seguir en contacto con editoriales próximamente. Demasiadas obligaciones tengo ya como para leer a contrarreloj y a disgusto (aunque el libro lo haya elegido yo).
Los dos últimos (y de los que presumiré en abundancia en entradas próximas) me los compré ayer. Digamos que asalté la FNAC después de pasarme ¿tres cuartos de hora? deambulando entre pasillos (y echando, de paso, un ojo a una actuación que había en el café) de libros y libros y libros. Y más libros. Son El segundo sexo, de Simone de Beauvoir, y Americanah, de Chimamanda Ngozi Adichie. 
El primero fue un flechazo. Y lo fue en dos sentidos: lo vi en la estantería y pensé “tienes que venirte a casa”; pero me desplumó, me atravesó la cartera y la dejó bien moribunda. El de Ngozi lo quise comprar en diciembre, pero no fui capaz de encontrarlo por alguna extraña razón, así que he tenido que esperar hasta ahora. 
También estuve tentada de comprarme De ratones y hombres, de Steinbeck, pero, como os digo, me arruiné, porque estos dos libros me costaron una barbaridad, lo que me hizo enfadarme seriamente con el precio de la literatura en este país (sobre todo después de haber visto en la web de FNAC que Americanah en inglés costaba 13 euros menos; lo malo es que no lo había).

 

Y, bueno, creo que no tengo más libros recientes que diseccionar. Espero poderlos ir leyendo sin prisa y, principalmente, espero que merezcan la pena y me convenzan de que ha merecido la pena quedarme sin comida por leer.
 
¿Qué tal os va con las lecturas? ¿Algún asalto impulsivo a la librería? Soy toda oídos ¡!

 

Anuncios

9 comentarios en “Leído (y no reseñado) en enero, febrero y marzo

  1. Hola^^
    La lista prohibida me gustó muchísimo, la verdad es que no esperaba que fuese a darme tanto y me pareció una lectura muy adictiva, interesante y con el punto justo de crudeza.
    Tokio blues tengo muchas ganas de leerlo, en general, me apetece probar algo de Murakami así que a ver si puedo conseguirlo pronto.
    un besote!

    Me gusta

  2. Yo yo pensaba que tenía muchos libros atrasados por reseñar, pero sin ninguna duda me ganas por goleada, entiendo lo que quieres decir con colaborar con editoriales, yo de momento no he tenido la oportunidad, pero depende de como estés de ocupada, tiene que ser imposible.
    Besos!

    Me gusta

  3. S. dijo:

    ¡Buenas!
    Madre mía, vaya listaca D: Y justo iba a chafardear qué te había parecido “Tokio Blues” y dices que fue de tus favoritos OTL {- yo estoy siempre buscando a quienes lo odiaran tanto como yo XD Tengo muchas ganas de leer algo de Bukowski, por cierto :]

    De los que se unen a la pila de pendientes, conozco pocos. “Americanah” tiene muy buenas críticas, pero no me llama tanto como “Todos deberíamos ser feministas” (que aún tengo en pendientes ja ja ja… algún día). Quiero leer a Steinbeck también… pero vamos, no me extraña que no lo compraras… ¿13€ menos? D: *shoooock* Aunque siempre digamos que en español sale más caro, 13€ me parece una pasada, espero que tu edición esté bañada en oro y la otra esté hecha de papel de cocina, porque si no… XD

    Lo de las editoriales no me llama precisamente por eso. Debe ser guay conseguir libros gratis y demás, pero es normal que a ellas les interesen las reseñas pronto y también es normal que a uno se le quiten las ganas de leer por A o por B y no creo que leer a disgusto lo compense un libro gratis…

    ¡Saludillos! ♪

    Me gusta

  4. ¡Hola!
    Me ha pasado lo mismo, también se me ha atragantado un libro de una editorial, por lo que he optado por no elegir más libros hasta nuevo aviso, no es plan de acumular a lo tonto.
    De tus lecturas, solo he leído Don Quijote y La máquina de follar, y me gustaría volver a probar con Bukowski aprovechando que hace unos meses me hice con su Mujeres, a ver qué tal.
    El de Tokio Blues me lo han recomendado hasta la saciedad y ya lo tengo por casa, ojalá y saque tiempo porque me llama muchísimo.
    Ay, el otro día estuve por el FNAC y sí, merece la pena quedarte sin comida jajaja
    ¡Un saludo!

    Me gusta

  5. Me llaman sobre todo los de Bukowski. De momento solo leí “Cartero”.
    Por “Tokio Blues” fue por lo que se aficionó Moniki a Murakami.
    El de “Ratones y hombres” es también uno que tengo apuntado desde hace mucho, siempre he pensado que me gustaría iniciarme con el autor con esa historia.
    Totalmente cierto, el precio de los libros muchas veces es abusivo.

    Un beso 😉

    Me gusta

  6. ¡Hola! Yo también suelo dejar muchos libros sin reseñar ya que sol hago los de las editoriales y me parece bien porque es bastante pesado para mí, de los que mencionas me tope mucho con la lista prohibida pero no es mi tipo de lectura y sé que el tema que toca es bastante fuerte por lo que prefiero poder dormir en la noche xD de Un beso en parís ya tuve la oportunidad de leerlo dos veces, la primera no me gusto y no lo reseña en cambio la segunda fue lo contrario.
    Espero y disfrutes muchos tus lecturas ¡saludos!

    Me gusta

¿Quieres comentar algo?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s