En cinco minutos levántate María, de Pablo Ramos

“Una mujer ha soñado con uno de sus hijos y se despierta sobresaltada. En la oscuridad. junto al esposo que descansa ajeno a lo que ocurre, comienza a repasar su vida aplazando indefinidamente los cinco minutos en los que promete levantarse hasta sentirse con fuerzas para enfrentar lo que viene. Un repaso difícil pero colmado de amor que la voz de su bisabuela le ayudara a sostener. Esta novela que bien puede leerse en forma independiente cierra la trilogía que Pablo Ramos comenzó con El origen de la tristeza y siguió con La ley de la ferocidad en la que el protagonista Gabriel dice: “No busco consuelo busco entender que la vida pende de un hilo pero que si ese hilo aguanta que importa que penda de un hilo”. Ese hilo es su madre María, la mujer que habla ahora en este libro. “

 

Algunas de las ventajas que tiene Goodreads son las recomendaciones. Sí, algunas son sorprendentes y te hacen preguntarte en qué diantres se basa el algoritmo que las escoge, pero otras muchas resultan ser aciertos rotundos. 
 
Para resumir podría decir que esto ha sido lo que me ha sucedido con esta novela de Pablo Ramos, pero entonces no habría reseña. Sería un “Me ha gustado mucho. Leedlo. Ya.” Y claro, el blog al traste. Si no queréis leer más de esta entrada, al menos llevaos eso. Si queréis más info (sé que en el fondo es así), continuaremos aporreando el teclado. Que os sea leve mi reseña. ^^
 
Soñé que iba a quedarme dormida, que se paraba el reloj despertador porque no le había dado cuerda e iba a quedarme dormida.


En cinco minutos levántate María cierra la aclamada trilogía de Pablo Ramos que se menciona en la sinopsis. Y no, no es que me haya leído los otros libros y se me haya pasado reseñarlos; no los he leído. No es muy propio de mí pasarme por el forro el orden de publicación de los libros de una colección, aunque puedan leerse de una forma más o menos independiente, pero he hecho una pequeña excepción. Y leeré los siguientes más adelante, ya que me he quedado con ganas. Con muchísimas ganas.

Esta obra no demasiado extensa, no llega a 200 páginas, se desarrolla en una noche o, para ser más exactos, en los últimos (e indefinidos) cinco minutos que María se concede en la cama antes de levantarse para afrontar la rutina de otro nuevo día. Recostada a la vera de su marido (quien dice a la vera dice en el extremo opuesto de la cama) repasa mentalmente su vida y lo hace de tal forma que es gracias a eso que la novela se convierte en novelón.

Recorre su vida, decía, pero la manera en que el autor decide abordarlo es el 75% del éxito de la historia. Sí, hay una trama que complementa las visiones de las dos novelas previas, pero eso no es lo esencial, como sí lo es presenciar cómo María ve su propia vida. La prosa es magia. Y no lo digo porque sea espectacular, porque sea algo irrepetible, sino porque es real.

Y sabe también que yo soy el puente entre él y su padre. Pero, ¿de qué sirve ser un puente que nadie quiere transitar?

 

Real. Muchas veces se habla (yo misma lo he hecho) de prosas reales, fidedignas a lo que se supone que representan. Pablo Ramos la maneja a su antojo, la hace suya y consigue que el lector lea los pensamientos de María y se los crea, que imagine su vida, sus preocupaciones, que descubra cómo es esa mujer a través del recorrido por su memoria. Y es francamente excelente, no me cansaré de decirlo.
 
El personaje de María, que ella misma nos permite descubrir, es el de una madre coraje, que se ha entregado a su familia durante toda su vida, que lo ha dado todo por ellos. No deja de ser una persona con una mentalidad chapada a la antigua, pero muy digna, lo que se aprecia a la perfección en ciertos pasajes.

 

No acepto grosería, ni de él ni de nadie, no fui criada así, no fui criada para eso. Por más que sea él quien mantenga la casa; él quien me haya dado esta vida, este hogar y juro que me dio todo lo que pido. Pero soy yo quien devuelve con lo que tiene adentro, con el cuerpo entero, hasta partirme en pedazos, un pedazo por cada uno de ellos. Y no voy a admitir que me hablen de esa manera.
Fuente: FantasyMundo
Obviamente, no quiero que se malinterpreten mis palabras, cómo si tener una mentalidad no especialmente “moderna” fuese incompatible con la dignidad que tenga cada uno, pero si menciono ambos términos es porque  ha sido la primera impresión que me ha causado el personaje y así se ha ordenado su descripción en mi cabeza.
 
Digna por su actitud en el ambiente masculino y machista en que vive, y digna por cómo afronta lo que, sin duda alguna, es maltrato, mostrándose inflexible y defendiendo su persona. Si digo, a su vez, chapada a la antigua, la razón se deriva inmediatamente de lo que acabo de comentar. Ella misma contribuye a acrecentar ese ambiente cerrado y machista que la rodea. Situación de la que ahora las mujeres comienzan a desprenderse, pero que en generaciones pasadas permanece latente.
 
Quizás haya sido esa profundidad lo que haya hecho entrañable al personaje de María, porque he visto en ella a multitud de mujeres que he conocido y conozco y de las que antes no me habría planteado si podrían haber pasado sus vidas por algo semejante. A fin de cuentas, ¿cuántas mujeres de 60 o 70 años han sacado una familia adelante, han lidiado con sus parientes políticos, se han enfrentado a sus maridos, han sufrido más por el hecho de ser mujeres?
 
Un tipo de mujer que está en vías de extinción, porque no cabe duda que las nuevas generaciones de féminas no son animales familiares exclusivamente, como tampoco son los hombres los machos dominantes que nos había mostrado hasta entonces la Historia. Imaginad, dentro de 50 años, la publicación de un libro sobre otra María, con sus sesenta años a la espalda, que se concede otros cinco interminables minutos antes de salir de la cama por la mañana.
¿Estaría casada esa mujer? ¿Tendría un ejército de hijos sentados a la mesa cada Nochebuena? ¿Estigmatizaría a las mujeres que se saliesen del canon que ella considerase apropiado? ¿Habría dedicado su vida al hogar o, por contra, habría desarrollado cualquier actividad laboral en el exterior? ¿Habría sufrido maltrato? ¿Habría recibido premios? ¿Habría vivido en un ambiente machista, como su tocaya, o habrían cambiado las cosas?
Pablo Ramos /  Fuente FantasticPlasticMag
En todo eso me he quedado pensando tras haberme terminado el libro. No sé si Pablo Ramos tendría en mente provocar estas divagaciones en el lector o si había concebido el libro como otra perspectiva desde la que observar el universo de su trama, pero así es cómo ha llegado a mí. Y, francamente, me alegra de que haya sido de este modo, porque ha resultado ser una lectura muy gratificante, lejana de hacerme quedar en la superficie de un tema que podría haber olvidado al cerrar el libro.


Por esto y por un millón de cosas más os lo recomiendo. Si me habéis acompañado desde el principio de la reseña, creo que habréis entendido por qué me ha gustado tanto, y solo me queda esperar que os lo leáis y que podáis compartir vuestras impresiones conmigo y con el resto de lectores. Con eso me doy por satisfecha.

Anuncios

5 comentarios en “En cinco minutos levántate María, de Pablo Ramos

  1. S. dijo:

    ¡Buenas!
    El 99.99% de las veces ni miro las recomendaciones de Goodreads Uu Creo que debería mirarlas de vez en cuando, pero mi lista de pendientes ya es tan larga que me da un poco de palo 😄

    Por tu reseña este libro suena bien y tu reflexión final es interesante, pero espero que leas y reseñes (¿síii? .u.) los otros porque yo soy incapaz de leer saltándome el orden XDD

    ¡Saludillos! ♪

    Me gusta

  2. Hola!

    Yo las recomendaciones de goodreads, les hago caso muy de vez en cuando, igual puedo ver porque te ha gustado el libro si en el momento que lo dejas, te hace pensar, eso es positivo, o por lo menos para mi, así que no lo dejaré pasar.
    Besos!

    Me gusta

¿Quieres comentar algo?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s