Booktube: Los gozos y las sombras


No será esta la primera vez que diga que no acabo de verle la gracia Booktube. Para ser sincera, tampoco mantengo una relación muy estrecha con papá Youtube, así que creo que es excusable esta falta de comprensión mía para con los renovados métodos de expansión literarios. No obstante, y dado que no soy alguien hater (solo durante breves episodios y no es este el caso, me temo), he decidido hablar de qué me parece Booktube, de algunas cosas que considero poco menos que crímenes capitales y, por supuesto, de algunos (pocos, he de decir) canales que sigo y/o he seguido desde el surgimiento de este fenómeno.

 
La idea para hacer esta entrada ha venido de dos bandas distintas. Por un lado tenemos un post que publicó Mangrii en su blog hace unas semanas hablando de sus booktubers favoritos; en el otro está una conversación de Whatsapp con un amigo durante la cual él me vino a decir algo como: “¿Qué va a ser lo próximo? ¿Reseñas en Youtube?”. Y, sí, entonces le respondí que eso ya existía, de hecho, y que se llamaba Booktube. (Obviaremos su reacción a esto, por el bien de la comunidad *guiño guiño*).
 
Dejando esto aparte, me gustaría comenzar hablando de blogs y canales. El hermano mayor y el recién nacido.
Blogs y canales: evolución

 

Con Blogger,los blogs en general,  no siendo esta la plataforma empleada necesariamente, hubo un boom. Cualquiera podía postear lo que le viniese en gana, cuando y como lo deseara. Compartir lecturas se convirtió en algo habitual y se creó una comunidad modesta a su alrededor, comunidad que no dejaría de crecer hasta nuestros días, ahora que aparecen dos blogs literarios si levantas una piedra. Lo que llevó a los blogs a ser tan populares fue la cercanía que ofrecían, la sencilla comunicación autor-lector, así como la posibilidad de hablar de libros sin límites de ningún tipo y esa reconfortante sensación de realización que se obtiene tras el trabajo bien hecho.

Sigue leyendo

Anuncios