Armado de impaciencia | Historias de un barrio decrépito

Vuelvo a la carga con una reseña doble de dos libros de relatos que bien poco tienen que ver entre sí, pero que quiero comentar muy brevemente en el blog. Antes de continuar me gustaría agradecer a Luhu Editorial el envío de los dos ejemplares para reseña.

 

ARMADO DE IMPACIENCIA | 203 págs.

 La primera obra en la que me voy a centrar es Armado de impaciencia, una recopilación de once relatos escritos por Antonio Heras y que ganó el I Certamen de Literatura Queer de Luhu Editorial. 

 
Consta, como acabo de indicar de once relatos, de extensión variable, que ocupan, en total, algo más de doscientas páginas. Todos ellos son de temática romántica queer. No sé hasta qué punto es necesario/conveniente mencionar lo de “queer”, pero ya que desde la propia editorial es algo que se remarca, aquí mismo lo reflejo. Dicho esto, los cuentos son independientes entre sí, con un excepción, y es que tres o cuatro siguen a los mismos personajes y a su amor a lo largo de lo que vendrían a ser capitulillos de su historia, con otros relatos intercalados.
 
Salvando esa excepción, poco tienen que ver entre sí los relatos, ya que el amor/obsesión/encaprichamiento/deseo surge en los lugares y épocas más insospechados. Pese a ello, hay un aspecto que reduce el alcance de la creatividad en dichas narraciones, y es que el protagonista, en los once relatos, es demasiado similar. Un joven, de veinte a treinta años, más o menos correcto en sus formas, que siente una atracción hacia personas de su mismo sexo y poco más. Es una opción perfectamente válida el seleccionar a un personaje central con estos rasgos, pero aburrida por terriblemente monótona.
 
De los relatos puedo decir varias cosas. Ha habido uno que me ha gustado mucho, otros dos que han estado bien, unos cuantos “¿Qué coño es esto?” y un “voy a borrar esto de mi mente en cuanto termine de leer”. 
 

El primero fue el que me encantó. Su absoluta falta de escrúpulos y de complejos me pareció genial y, como aún no había conocido al protagonista ni lo había leído en repetidas ocasiones (o esa fue la sensación que me acompañó más adelante), me he hizo seguir leyendo con fruición. Dos chicos, un padre, sexo salvaje, ¿pederastia?, asesinato… Un relato peculiar y sabroso, de cualquier forma.

El segundo bajó un poco el nivel, aunque no fue un mal relato para nada. Sin embargo, con el tercero mis expectativas recién fundadas hicieron “plof”. ¿Segunda Guerra Mundial? ¿Un soviético y un alemán enamorados mientras se refugian para salvar sus vidas? Demasiado predecible, demasiado plano y, principalmente, demasiado surrealista. 
 
Hubo más historias que, como esta, me dejaron indiferente, pero también hubo unas cuantas que se han adjudicado un WTF?, un ¿Qué coño?, bien grande y sonoro. Me refiero a unas narraciones que más bien encajan en la definición de fanfic que en la de relato. Lamentablemente, me he acordado de los shippeos Draco Malfoy-Harry Potter que leí en mi época en Potterfics y no pude tomármelos demasiado en serio. En un caso, el protagonista conoce a Iker Casillas y surge algo entre los dos hombres, una especie de atracción mutua repentina y completamente inesperada. Por otro lado, el autor parece desarrollar sobre el papel un fantasía frustrada con el gimnasta ruso Alekséi Nemov, quien fue medallista olímpico en Atlanta 1996 y Sydney 2000.
 
No tengo nada en contra de estos relatos, pero me ha parecido más un cachondeo que una historia en condiciones, algo así como unas páginas desaprovechadas.
 
En lo que a la prosa se refiere, ni fú ni fá. No es algo que destaque en ninguno de los relatos. Es infinitamente mejorable, aunque es cierto que en el primero es de lo más efectiva. Además, al menos el digital, está repleto de faltas de ortografía de todo tipo, lo que me ha disgustado un poco y ha colaborado a la hora de empeorar mi impresión de la obra.
 
En general, la lectura no ha sido tediosa, aunque sí una montaña rusa en lo referente al interés que me suscitaban los relatos. Me ha dejado un sabor de boca agridulce, porque solo el primero me enamoró, por así decirlo, mientras que el asunto apenas remontó ligeramente en ocasiones muy puntuales. Visto así, no sabría si recomendarlo muy efusivamente, porque conmigo ha funcionado a medias.

 

HISTORIAS DE UN BARRIO DECRÉPITO | 116 págs.

 

julio-a-carballeira-3-1La segunda obra que os traigo hoy es Historias de un barrio decrépito, de Julio A. Carballeira. Se trata, en este caso, de dieciséis relatos, de apenas cinco o seis páginas cada uno, ambientados, según se indica en la contraportada, en el madrileño barrio de Estrecho. Los relatos se agrupan, a su vez, en ocho capítulos, de dos partes cada uno.

El título me atrajo mucho y, por una vez en mucho tiempo, me lancé a por él sin tener demasiada información al respecto, fiándome de mi instinto y, he de reconocer que, aun cuando el anterior supuso una pequeña decepción, este me capturó y me enganchó, haciendo que siguiera con atención todos y cada uno de los relatos.

Como bien se indica, las narraciones tienen lugar en el barrio de Estrecho, una zona obrera, sin grandes lujos donde vive todo tipo de gente y en todo tipo de condiciones, aunque de origen humilde en su mayor parte.

Hay relatos para todos los gustos, con ambientación bastante deprimente, así que lo de barrio decrépito le viene como anillo al dedo. Se habla de droga, de alcohol, de violencia, de sexo… Se habla de todo, absolutamente de todo.

En general, todos me han gustado, aunque ha habido algunos más flojillos. Describen a la perfección, a través de pequeños episodios, cómo es la vida en el barrio, cómo son sus gentes y qué tipo de vida es la que allí se desarrolla. La prosa me ha parecido apropiada, amena, perfecta para transmitir la atmósfera en que las narraciones se desenvuelven.

Curiosa (y acertadamente) los relatos se disponen en ocho capítulos, constando cada uno de dos partes. Ambos relatos (parte 1 y parte 2) están interconectados de alguna forma, normalmente comparten temática a grandes rasgos.

Si tuviera que quedarme con uno, probablemente elegiría el cuarto (Capítulo dos/ Segunda parte). No sabría muy bien por qué, ya que creo que hay otros que definen mejor qué es el libro y qué trata de transmitir, pero este me pareció divertido y muy curioso. Os lo comento muy brevemente.

Un par de familias, con sus hijos, se reúnen para comer en Semana Santa. Su amistad viene de atrás y, aunque no se ven tanto como les gustaría, intentan mantenerse en contacto siempre que pueden. Los anfitriones, sin embargo, tras la comilona, tienen que salir a hacer un recado y sus amigos permanecen en la casa, con los hijos de ambas parejas. Digamos que se ven apurados, un calentón lo tiene cualquiera y el morbo de hacerlo en casa ajena (así lo llega a decir la madre) termina con los dos adultos haciendo el amor mientras sus hijos juegan con los otros niños en la habitación de al lado. Pero esto no es lo interesante (aunque sí tiene su gracia, porque el autor lo cuenta de tal forma que se hace muy entretenido y simpático), si no el final, cuando este episodio sale a la luz frente a los anfitriones y el morbo alcanza su culmen.

Y, aunque podría decir mucho más, os recomiendo, si se me permite, conjugar la lectura de esta serie de relatos con la maravillosa (pronto tendréis mi opinión sobre ella por aquí) Trainspotting, de Irvine Welsh.  Yo las leí de forma consecutiva (esta primero) y me sirvió para entrar en materia, para acostumbrarme a los ambientes, a la calle… Y creo que fue una elección bastante buena.

De todas formas, si no os animáis a seguir esta sugerencia, sí que os animo a leer estos relatos. No tienen nada especial, pero, a la vez, sí que consiguen desmarcarse y hacerse con el lector lo suficiente como para merecer ser leídos por muchas más personas. Así que, ahí queda esta recomendación. 

Espero que disfrutéis con ellas si es que decidís leer alguna de las obras.

 

Un abrazo,

 

Clara S

 

 
Anuncios

¿Quieres comentar algo?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s