Reseña: El buscador (La búsqueda del Tórem #1)

Antes de lanzarme a hablar sobre esta obra es imprescindible que dé las gracias a los autores por haberme facilitado un ejemplar para reseña. | Sé que no es fácil para aquellos que se autopublican ir haciéndose un hueco en el mercado, así que espero sumar mi granito de arena para que el tremendo esfuerzo que los autores han realizado tenga su recompensa.

51vj9df8dol

Supongo que es justo comenzar diciendo que hacía mucho que no leía sobre una búsqueda, una obra fantástica con estas características, así que reencontrarme con este tipo de lectura me ha producido sorpresa (por alguna extraña razón no he dejado de pensar en una novela de Laura Gallego y en una trilogía que leí hace 7 u 8 años).

El propio título del libro es bastante directo, puesto que habla de la búsqueda del Torem, así que uno se imagina que ese será el hilo que conecte las hipotéticas tramas y subtramas que aparezcan. Eso es lo que yo esperaba y, más o menos, es lo que nos encontramos, aunque no en la forma en que yo me habría imaginado que todo aparecería.

El protagonista, Dave, está buscando a su abuelo, Byron. Durante el camino para llegar a él pasa por diferentes pueblos y ciudades del Reino de Ravencros. La visita, y las peripecias que allí tuvieron lugar, al primer pueblo ocupa un tercio del libro. Un tercio, lo cual es una extensión excesiva y que no aporta demasiado a la trama. Es cierto que aparecen durante ella personajes, especialmente dos, que van a ser importantes (o cuya importancia se mostrará más adelante, en posteriores volúmenes), pero se hace pesada, aburrida y poco interesante.

Más tarde, cuando Dave continúa su viaje, las cosas van a mejor. Conocemos parte de su pasado, además de algunas leyendas e historias de Ravencros. El tema de los Marcados nos es presentado, así como su persecución por parte de los Agraciados. Se comenta también algo, ideas vagas, sobre el Torem, que no se sabe qué o quién es (ni tan siquiera es algo seguro que exista), pero que tendría la capacidad de otorgar un deseo a quien lo hallase, etc.

Hay torturas, experimentación con seres humanos para crear a un súperhombre (también de la sensación de haber un guiño al monstruo de Frankenstein, con una creación que no hace sino que proteger y vengar a su creador), sangre, violencia, sexo… Hay un poco de todo, quizás sin ser demasiado explícito, pero tampoco eufemizándolo en exceso.

Decía antes que es una obra introductoria, y es que apenas cuenta demasiado. No podría parecerlo, porque en 300 y pico páginas se puede desarrollar una buena historia, pero es el caso. Se van abriendo hilos que me imagino se enredarán y concluirán posteriormente. Me habría gustado más claridad, pero he de reconocer que la novela va mejorando con las páginas. Alza el vuelo sin demasiada seguridad, pero se afianza y logra planear con solvencia. Además, estoy segura que los autores serán capaces de mejorar mucho la técnica y la trama.

***

De todas formas, ha habido cosas que no me han gustado. Teniendo en cuenta que es una obra autopublicada (los escritores se han encargado de todo lo relacionado con la novela, aparte de su escritura, obviamente), ya iba preparada para encontrar alguna errata, aunque creo que se han colado demasiados errores ortográficos: muchísimas tildes de esas diacríticas que tan de cabeza nos traen, alguna palabra cuyas letras bailan…

La prosa es flojilla. Demasiado tosca, demasiado brusca. Y, sobre todo, excesivamente impersonal. Le falta algo para que podamos conectar a la perfección con Dave y su búsqueda. Tampoco los personajes están muy bien caracterizados. Dave es demasiado bueno en todos los aspectos, no tiene manchas en su historial que no hayan sido culpa de otros. Archie, su amigo circense, es algo mejor, pero no se profundiza demasiado en él. Quizás el más interesante sea el Rey, Magnus Tyradian, pero no estaría de más verlo en próximas situaciones.

El worldbuilding también deja bastante que desear. Me ha costado muchísimo hacerme una idea de cómo es el Reino de Ravencros y, sobre todo, tratar de ubicarlo temporalmente. El problema radica en que el mundo que se nos presenta parece tirar mucho de nuestra realidad, del mundo en que vivimos, aunque tenga que ser totalmente diferente. No sabría si hablar de una fantasía medieval o de una fantasía ubicada en una especie de siglo XVII o XVIII.

No hay armas de fuego, no hay vehículos motorizados, tampoco existe una industria. Se vive del comercio, de la agricultura y ganadería y de la pesca. Las casas son amplias, tienen baño en el interior; hay bibliotecas y, por ende, gran acceso a libros y todo tipo de documentos. Las mujeres pueden estar en puestos perfectamente altos de la sociedad (una de ellas es criptóloga, otra Capitana de la Guardia) y no supone ninguna novedad ni desafío… Por otro lado, no se ha abogado por idear un sistema métrico nuevo (se mide en metros), no se han ideado un calendario (se hace mención al mes de septiembre, por ejemplo), etc.

Pasando a otra cosa, ha habido dos aspectos que me han llamado la atención. He de decir que en la fantasía hay cosas que son y han de ser inexplicables, pero un worldbuilding en condiciones tampoco me habría permitido plantearme estas cuestiones, así que creo que merece la pena exponerlas. Haciendo alusión a la temporalidad, que me ha traído de cabeza, ha habido dos detalles que me han llamado la atención.

En un momento determinado de la novela, al hablar de un pájaro, se hace mención a su especie, más exactamente a la familia a la que pertenece, a una categoría taxonómica. Los taxones, como tal, fueron utilizándose con cierta frecuencia y autoridad a partir del siglo XVIII (gracias a nuestro querido Linneo). También, hacia el final de la novela, se menciona que existe algo llamado “alquimia genética”, que es con lo que experimentaba uno de los personajes. La genética (como término) no se utiliza hasta el siglo XX… Así que no creo que sea lo más adecuado para designar a ese tipo de ciencia o como quiera llamarse. Quizás no sea, pues, la nomenclatura de lo que me quejo, si no por la mezcolanza e indeterminación que de todo ello se extrae.

Aparte, y para ir terminando, los nombres de personajes y de lugares son un tanto peculiares. Tan pronto son nombres inventados, como nombres y apellidos anglosajones u bien otros que tiran más hacia el español. Un tanto caótico.

Con esto, lo que quiero decir es que le falta uniformidad a la obra y quizás un tratamiento más intensivo de las peculiaridades para convertirlas en rasgos únicos y definidores de la novela y el mundo en que se desarrolla.

***

Creo que los autores, como ya he dicho, van a conseguir mejorar notablemente la historia y su forma, así que no está de más echarle un vistazo y sumergirse en su lectura, porque, por encima de todo, consigue entretener y tiene un ritmo bueno una vez que se supera el escalón inicial. Así que, ya sabéis, a lanzarse a la búsqueda.

Anuncios

2 comentarios en “Reseña: El buscador (La búsqueda del Tórem #1)

  1. Paseando entre páginas dijo:

    Muy buen análisis, no podría estar más de acuerdo. Sin duda a mí me dio la impresión de que aún le faltaba mucho por pulir. Suscribo todo lo que dices. La historia del primer pueblo también me dio la impresión de que era excesivamente larga y el libro en general me pareció muy introductorio, también me dio la impresión de que el mundo no estaba del todo bien construido y que no sabia situarlo, aunque no me fijé tanto como tú.

    Un saludo,
    Laura

    Le gusta a 1 persona

¿Quieres comentar algo?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s