Harry Potter y el (fraude) legado maldito

harry_potter_and_the_cursed_child_special_rehearsal_edition_book_cover-1No tendría que haber leído esto, si es que merece ser llamado libro. De hecho, digamos que me prometí no leerlo (sí, hice lo mismo con After Besos entre líneas), pero resulta que tengo mucha bilis dentro (¿No se nota? Bueno, y no tan dentro) y demasiado tiempo libre. No es que lo haya leído por hacerme sangre, porque no me la hice, pero sí por entretenerme a sabiendas de que iba a ser un absoluto desastre. Y, sobre todo, lo leí después de habérmelo destripado voluntariamente (en esta entrada). El caso es que soy bastante masoquista y el resultado de todo esto han sido un par de días de lectura y una opinión sangrienta. Para empezar el año con buen pie.

Harry Potter y el legado maldito (Harry Potter and the Cursed Child en el original) es la octava entrega de la saga con la que J.K. Rowling se ha cosido los botones de la bata con hilo de oro. Llegó de manera un tanto sorprendente y en un formato distinto. Técnicamente, es una obra de teatro, que, por cierto, se representa en Londres desde verano. Los autores, no obstante, han tenido a bien publicar el guion de la obra para satisfacer el ansia canina de los seguidores de Harry Potter. Dicho esto, espero que en la representación gane mucho, porque si no esto da una vergüenza ajena importante.

La trama comienza inmediatamente después de los hechos de Harry Potter y las reliquias de la muerte, cuando el segundo hijo de Ginny Weasley y Harry Potter, Albus Severus (podríamos llamarlo Albus el lento), está hecho un flan porque va a comenzar su etapa educativa en Hogwarts. El pobre Albus, además, siente bastante presión por ser hijo de quien precisamente es y lo único en lo que está pensando es en buscarse un buen grupo de amigos, como el envidiable trío de Harry Potter, Hermione Granger y Ron Weasley. Pero claro, las cosas no salen precisamente como habría imaginado.

Albus se llevaba bien con su prima, Rose Granger (yo creo que porque no le quedaba más remedio), pero no tarda nada en separarse de ella (es insufrible, la chica) para unirse al verdadero (y único) motor de esta obra: Scorpius Malfoy. Sepan ustedes que hice un breve comentario en Goodreads nada más terminarlo y fue el siguiente. Creo que se aprecia mi sentimiento hacia la obra y el tono que mantendrá esta reseña, mal que me pese.

  captura-de-pantalla-118

El caso, pues, es que Albus no se lleva nada bien con su padre, Harry Potter (lo incomprensible es que alguien lo haga, porque es el protagonista más desagradable que leído en juvenil), y al tratar de hacer de su monótona existencia algo más entretenido,  con aventuras que recuerden a las del trío maravilloso, la lía lo que viene siendo pardísima. Por muy parda me refiero a desbaratarlo todo con giratiempos. Y por desbaratarlo todo me refiero a traer de vuelta a… Bueno, echadle un poco de imaginación. Además, arrastra al bonachón de Scorpius en todo esto y ponen el mundo mágico patas arriba juntos.

Ahora bien, nada tiene maldito sentido.  Si no te has leído Harry Potter, si no tienes las menor idea del mundo, puede que no sea una lectura mala, sino mediocre; pero si conoces (aunque sea mínimamente) el universo HP… Entonces no hay por dónde coger las cosas. Podría enumerar (a ello voy, de hecho) todo aquello que me parece una locura. Los spoilers se me escapan de los renglones, así que no me responsabilizo si os arruino la lectura.

  • Los giratiempos y los viajes en el tiempo. Como pienses en esto más de dos segundos seguidos corres el riesgo de que te explote el cerebro. Un par de veces, para rematarte bien. No me gusta nada el tema de viajes en el tiempo porque es difícil de abordar bien. Normalmente se queda todo a medio camino entre un desastre y algo con potencial. Estos viajes en el tiempo son terribles. Y, sobre todo, los giratiempos son terribles. En la saga se habla de ellos, pero no se llega a decir que funcionen como ahora han resultado hacerlo. Una paranoia, sinceramente. Y lo peor no es ya lo que ocasiona su uso, sino la forma en que se trata de revertir lo que han provocado. Os prometo que eso no se entiende, sigue una lógica que es bastante triste. Se supone que Harry Potter iba sobre magia, no sobre cómo destrozar el espacio-tiempo como mero divertimento.
  • El robo del giratiempo y la huida del Expresso de Hogwarts. No es por ser cruel, pero Scorpius y Albus son una pareja un poco torpe, lenta, inútil. Incluso pero que el propio Harry Potter (que son palabras mayores). Cómo se supone que consiguen escapar del tren, aun cuando ni los gemelos Weasley (ojito a ese par) lo lograron. Cómo se supone que se cuelan en el Ministerio de Magia y roban un giratiempo a la mismísima Ministra de Magia; es decir, a Hermione Granger, una bruja increíblemente inteligente y previsora y todo lo que se puede uno imaginar. Incoherencia tras incoherencia.
  • Prohibición de hacer magia fuera de Hogwarts. Vale, esto es algo que nunca he entendido. En los libros originales se monta un escándalo inmenso cuando Potter emplea la magia fuera del Colegio en el 4º libro. Pero parece que es una mera excusa para armar follón en esa novela concreta, porque a él lo castigan bastante duramente, pero luego hay otros momentos en que menores usan la magia fuera de Hogwarts (y en presencia de muggles) y no son castigados. Hermione, sin ir más lejos, es reincidente. Y no se nos hace saber ningún castigo. En este libro ocurre esto. Hay magia de menores fuera de Hogwarts y no pasa nada. ¿Dónde está el sentido común, Rowling y compañía?
  • La no personalidad de los personajes. Os prometo que no son más que carcasas vacías, sombras irreconocibles de unos protagonistas que en su momento tenían una carisma y que, de hecho, por eso han logrado traspasar el papel de la manera que lo han hecho y arrastrar con ellos a mareas de fans. 

hp_17-500x500

    • Hermione, cariño, ¿dónde estás? No conserva el equilibrio perfecto entre el alma de marimandona y el alma entrañable que la caracterizaba. Está irascible y cohibida a partes iguales, cuando ella era de las que no se rendía como tuviese algo entre ceja y ceja. ¿Y esos despistes en cuanto a la magia (a la protección del giratiempo), que hacen parecer que se ha quedado anclada en la magia de primer año de Hogwarts? Eso no hay quién se lo trague. Es una Hermione muy poco convincente. [Y estoy hablando de la Hermione estándar, no de las Hermiones que aparecen en las realidades alternativas que se descubren tras usar el giratiempo Albus y Scorpius. Esas Hermiones que ahí aparecen son aún más incomprensibles].
    • Ron es más simplón que de costumbre (lo que ya es decir). Es un mísero títere, una marioneta absurda, manejada al antojo de Jack Thorne, presumiblemente. En su momento no fue mi personaje preferido de la saga, pero parecía el compañero leal, algo cabezota y buenazo que necesitaban Harry y Hermione. Ahora tira de más chascarrillos de los necesarios, no hace gracia y, para colmo, ¿trabaja en Sortilegios Weasley? ¿Él? Qué pasa con los gemelos, ¿han perdido el norte?
    • Harry Potter… Bueno, de un personaje odioso en la infancia y adolescencia a un personaje aún más irritable en la adultez. No me ha gustado mucho cómo han diseñado su futuro y, definitivamente, el puesto que desempeña en el Ministerio le viene grande. Se trata de alguien que nunca sintió el peso de la responsabilidad, que no sentía el menor apego a las normas. ¿Cómo se supone que va a poder llevar un trabajo de tamaña envergadura con la solvencia que requiere? Vamos a ver, si ni siquiera es capaz de ser un padre decente para el único de sus hijos que se parece un poco a él (en cuanto a incomprensión y dudas) en la infancia. Parece que es una Tía Petunia en masculino.

hp_10-500x500

Soy un padre brillante, así que voy a decirte que ojalá no fueras mi hijo y te voy a separar de tu único amigo. – Por Harry Potter, el niño que sobrevivió y amargó a su propia descendencia.

    • McGonagall parece otra, literalmente. ¿Qué le habéis hecho, desgraciados? La profesora era dura, pero bondadosa. Siempre recta, estricta como pocos, pero que lograba ganarse el respeto y la admiración de los alumnos. Aquí es una caricatura de sí misma, burda, vulgar e histriónica.
    • Menos mal que a Ginny no la han transformado en Vernon, para completar la operación. Siempre me pareció un personaje bastante insulso, aunque da su juego en la saga. Aquí se mantiene, quizás demasiado en segundo plano, pero es aceptable. Como no se había profundizado en ella demasiado, era difícil meter la pezuña hasta el fondo como en los otros casos.
    • Pero lo peor está por llegar. ¿SNAPE? ¿Eres tú? ¿Por qué has permitido que te convirtiesen en Tarta de Fresa? No sé si lo sabéis, pero me encanta Snape. Siempre. Una pequeña obsesión, porque su personalidad, su doble vida, su entrega, su sufrimiento… Todo eso es realmente mágico. Pero eso de “revivirlo” y 1) hacerlo sonreír con ternura; y 2) hacer que muestre orgullo de que Albus Severus lleve su nombre… No, por favor. Eso es absolutamente, si se me permite la expresión, infumable. Snape es rancio, es seco, es aburrido. Puede tener el mejor corazón del mundo, pero va todo por dentro. Nunca se comportaría tal y como lo hace en esta octava obra. Por ahí no paso.
    • Y Draco. Madre mía, por qué. Era mi segunda obsesión, junto con Snape. Ahora, lo único que merece la pena de su personaje es la coleta rubia que pasea con un estilo desbordante por las páginas. La historia con Astoria suena a pastiche burdo. Miles de fanfics imaginaron un futuro decente para Draco. Un futuro indudablemente mejor al que aquí se presenta. De veras lo digo: no puede ser. Hundirle la vida al pobre Draco con todo eso de que su hijo era hijo de Voldemort… Pero lo más increíble es que no es arrogante. ¿Hola? ¿Draco Malfoy sin arrogancia? Si van de la mano, si nacieron juntos. El orgullo Malfoy no puede esfumarse así como así, no puede doblegarse, aunque sea para recuperar a Scorpius. Es un Malfoy descafeinado y endulzado con sacarina.
    • Albus es un quiero y no puedo. Se parece a Harry, pero le falta la determinación inconsciente y egoísta que caracterizaba a su padre. Se lanza de cabeza a una aventura imposible y es un mar de dudas, un vaivén andante. Francamente, no sé cómo sentirme respecto a él.
    • Y, para acabar, la joya de la corona (aunque en el buen sentido, por una vez): Scorpius Malfoy. Sí, G R A C I A S. No todo en esta obra podía ser malo. Es un poco tímido, nervioso, un sabelotodo actualizado, pero con un corazón colosal. Un Slytherin de buen corazón y cerebro, un rayito de esperanza. Es el renacer de los fanfics, mejor de lo esperado, incluso. Y su relación con Albus es lo mejor (perdón por el fangirleo) de todo el libro. Lo mejor. Absolutamente. Son adorables 100%.

    hp_9

 

  • POR QUÉ NO HUBO ¿SCORBUS? No estoy segura de que el shippeo merezca ese horrible nombre, pero eso es lo de menos. POR QUÉ NO SON PAREJA. Que alguien me lo explique. Está claro que ahí hay más química que en todas las clases de Pociones de la historia. No me vengáis con que a Scorpius le gusta Rose y a Albus, Delphi. Porque no cuela. Está claro que están hechos el uno para el otro y ambos lo saben. Todo el mundo lo sabe. Necesitábamos esa pareja como aire para respirar.

 

  • La absurdez de esa tal Delphi. Reconoceré (por ¿segunda? vez) que yo escribía fanfics de Harry Potter. Oh, vieja y olvidada Potterfics. Era entretenido leer lo que otros fans de la saga pensaban que podría haber sucedido o que sucedería en el futuro. Yo hice uno sobre la hija de Voldemort. Era genial. Además, se enamoraba del hijo de Snape, que también era genial. Os juro que saber que Delphi era hija de Voldemort y de Bellatrix Lestrange fue un auténtico shock. Suena tan a historia de segunda que no cuela. Encima, cómo iba a estar embarazada Bellatrix justo antes de la Batalla de Hogwarts. En qué tenía la cabeza Voldemort en aquel momento crucial para su vida. Y la personalidad de la chica y lo que se trae entre manos… No parece digna hija de Voldemort, lo siento. Personaje flojito.

harry potter hp eye roll hermione granger hermione

 Y esto solo en cuanto a la trama, porque lo que viene siendo el estilo está más hundido que el Titanic. Todo el mundo sabe que es el guion de una obra de teatro, luego si lo lees buscando lo que hallarías en una novela ya te vas a llevar una desilusión. Pero el tema está en que ni siquiera es un buen guion.

La forma en que está escrita es lamentable. Ya vimos que la caracterización de los personajes hacía aguas por todos lados. Los diálogos son absurdos a veces, relleno tremendo. Y, para colmo, es un libro inmenso que da como resultado una representación, por lo que he leído, de en torno a tres horas.

Además, hay una cantidad de escenarios inmensa y unos cambios que, a la hora de la representación se presentan peliagudos. Por otro lado, las acotaciones no son demasiado inteligentes. No tengo muy clara cuál es su función, porque pasan de ser vacías a ser muy literarias. Si esto es el libreto de la obra, no veo cómo ayudan en la representación unas descripciones que, leídas, pueden entenderse (aunque no ayuden a mejorar la mezcolanza de estilos que hay), pero que son imposibles en la actuación. Y la simpleza que destilan, que dejan la escenografía en el aire…

Y, por supuesto, eso de que haya una escena que es solo acotación no me parece muy normal. Han intentado fusionar novela y teatro y la cosa se ha ido de las manos.


Pero bueno, tampoco es que vaya a quejarme mucho más. Ya había leído las suficientes opiniones negativas para concienciarme, así que me he encontrado básicamente lo que me esperaba.

harry potter confused idk shrug unsure

Anuncios

5 comentarios en “Harry Potter y el (fraude) legado maldito

  1. Te has trabajado la mejor crítica que he leído de “esto”. No puedo más que repetir lo que has escrito punto por punto. Un auténtico despropósito.

    Enhorabuena por la entrada. Al menos merece la pena leerse el guión para disfrutar de esta reseña.

    Un abrazo.

    Le gusta a 2 personas

  2. Me encanta. Mi vena hater te acaba de colocar en un pedestal.
    He leído muchas opiniones acerca de este libro, tanto buenas como malas. Sin embargo, la malas son mas jugosas y se meten mucho más en el libro de una forma personal. Las buenas son bastante simples y sosas. Así que, como te podrás imaginar, no me esperaba nada bueno de este libro, incluso antes de leer nada. No quería que estropearan la historia, que siguieran dando bombo a una historia terminada, pero lo que he leído aquí me hace pensar que estoy ante un fanfics que pretende destrozar los 7 libros.
    ¿Snape sonriendo? ahora te seguiría contando lo mucho que odio que sigan aprovechándose de esta historia que tanto dinero ha dado, pero me voy a leer el libro (que todavía no lo he leído) porque no me creo que nadie en su sano juicio pongo a sonreír a Snape.

    Magnifica entrada.

    Un beso

    Le gusta a 1 persona

  3. Hola Clara… 3 cosas en las que coincido contigo,
    1. En general no me fascinó el libro para nada… nada que ver con la saga
    2. Yo también amo a Snape, y sí… aquí no parece él
    3. Totalmente de acuerdo con Scorpius… su personaje brilla entre todos los demás y con diferencia!!
    Un saludo

    Le gusta a 1 persona

¿Quieres comentar algo?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s