Sevicia

Me desnudas sin palabras
y sin palabras me entierras.
Con la mirada ferviente
del que no guía sus pasos más allá de su reflejo,
del que late, sin saberlo, pero late y golpea fuerte.
Con las sinapsis erradas
del que no brilla salvo en sus pupilas
cuando hiede el alcohol en su des-aliento,
cuando hiede falso el valor en su hombría.

Me arrancas de la vida
cuando aún trino.
Me fustigas con meandros las espaldas
rebotando las albardas contra el suelo.
Que ya no sé si me quitas pena con la muerte
o me crujes los costados nuevamente.

Pero ese río tuyo, tormentoso,
que me levanta del barro los pies
y me estrangula entre sus pútridos juncos;
pero ese río tuyo de desventura,
ignorancia y sevicia,
no es más que polvo en el fondo
de un cajón perdido en el rincón de quién sabe qué hotel;
no es más que lágrimas caducadas
y el mío, fresco corazón, palpitante de vida.

¿Qué es el miedo? ¿Qué es la huida?

Estoy aquí delante, erguida,
con el puño apretado y el ejército de un millón de vencidas
respirándote.

Vuela, cobarde.

Clara S

Anuncios

2 comentarios en “Sevicia

¿Quieres comentar algo?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s