A la mierda

Que ha venido el espejo
a romperse ante mis ojos
y hay entre añicos recuerdos,
cicatrices del pasado mal borrado.
Ahí estoy,
leona de siete,
gacela de doce,
jorobada ballena de dieciocho.
Ahí estoy,
despierta y dormida,
trémula e hiperactiva,
hiriente y dolida,
magia, primera vez y rutina.
Se me clavan en las yemas
púas enhiestas de memoria
que el recogedor no arrastra.
Era mi vida,
era yo, mi yo real y fingido,
era clara, nítida
era turbia y tétrica
en la imagen virtual de la pared.

¿Qué es lo que nos queda ahora?
Ahora que ya no me puedo ver,
Ahora que ya no me puedo odiar,
Ahora que ya no me puedo querer. Así.

Que le jodan a los granos,
las erupciones del Etna,
las cicatrices de infantería.
Que le jodan a la nariz en escalera
y los ojos perdidos
y los labios de madera.
Que le jodan a tus cánones
y que ahora vivan
mis brillos
mis olas coloidales
mis rayos imperfectos
mis pelos del ombligo
mis pústulas sin freno
mis cañones desnudos
y el remendón de la falda.
Que se desagañite el gato viejo
con sus cuarenta años de maldiciones,
que se destrocen las muñecas
tus fabricantes de espejos,
los que promueven la guerra,
los de autocares naranjas,
los que me alzan en armas
contra la sangre en mis venas.

Que me aspen, compañeros,
que yo no busco dar pena
que ya no me compadezco
que ya no me llama la tierra.
Compañeros, cargad balas,
y a la autodefensa plena.

A la mierda tus espejos,
a la mierda tu sistema,
que corra roja la sangre
y no solo entre mis piernas.
Que ahora ya me conozco,
que ahora que ya no me temo
que ahora que es en mis brazos
el refugio de tu hierro;
ahora puedo elevarme
como una rapaz en su vuelo
y planear seria y grácil,
guillotina en tu pescuezo.

Tengo bien alta la frente
y bien tapiados los miedos.
Atrévete a clavarme el puño
con los restos de tu espejo,
atrévete y recoge la furia
cultivada sin saberlo.

Cansada estoy de morir
y de vivir frente al miedo.
Cansadas de vivir sin pan,
deslomadas y sin techo,
con las carnes cenicientas
y pensamientos maltrechos.

Pero que no se hable más,
es punto y final a este hielo
y arderéis, como hierba seca,
en el corazón del fuego.

Anuncios

¿Quieres comentar algo?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s