Ladies making comics

Nunca me ha dado por los cómics, lo reconozco. Es un asunto pendiente, pero tampoco un terreno totalmente desconocido. De hecho, uno de los primeros que leí fue Persépolis, de Marjane Satrapi, el mismo Persépolis que he releído una y otra vez y cuya película he visto ya en varias ocasiones. Y Persépolis, creado por una mujer, además de desvelar una historia magnífica, merece aún más la pena por ser una producción femenina, una producción femenina en un mundillo, el de los cómics y la novela gráfica, profundamente masculino.
 
Por el buen recuerdo que guardo de esta obra decidí hacer esta entrada, también animada por este artículo que apareciósalvajemente en mi TL en Twitter. Y, como es bastante probable que me olvide al final, os animo a recomendar alguna novela gráfica escrita (si es que es adecuado decir “escrita”) por una mujer para poder ampliar horizontes.
 

Los cómics de los que os voy a hablar, muy brevemente (¡lo prometo!) son Persépolis y Bordados (Broderies en el original), de Marjane Satrapi, y Lo indispensable de unas lesbianas de cuidado, una recopilación de las tiras quincenales (si no me equivoco) publicadas por Alison Bechdel.

Sigue leyendo

Anuncios

Reseña: Cooltureta, de Moderna de Pueblo

¡Buenas! ¿Qué tal estáis?
Yo tengo muchas ganas de volver a ponerme al 100% con las reseñas, pero parece que no encuentro el momento adecuado. Pese a todo esto, os rescato una ficha muy breve de una lectura que me recomendaron dos lectores del blog hace meses y que no había reseñado todavía. Espero que os guste.

El humor de Moderna de pueblo especialmente dedicado al Cooltureta, es decir, al tipo que todo lo sabe. Y si no lo sabe…lo parece.
Recién mudado al barrio más in de la ciudad, el Cooltureta está dispuesto a aprovechar al máximo su nuevo vecindario. Quiere tener amigos cultos, conocer a una chica sensible que monte en una bici vintage e ir todos juntos a cafeterías bohemias con música en directo. Para ello, el protagonista tendrá que superar obstáculos que se presentarán en la forma de sus amigotes mainstream, una antigua compañera del colegio que ahora es retro-nerd o, el peor, sus propias inseguridades ?¿habrá leído suficiente??. Una historia desternillante para reírse de uno mismo o de todos los coolturetas que, en el fondo, tienen su punto entrañable.


 Todas las imágenes que aparecen en la reseña (salvo los marcadores de opinión, calificación y firma) pertenecen al libro
Tengo que agradecer a Abbey y a Jorge la reco de este libro (cuando publiqué la reseña Hipsters). Se me apetecía echarle un ojo y la verdad es que lo devoré nada más hacerme con él. Cooltureta es, como bien nos remarca el señor Cooltureta, una novela gráfica, que desborda color por los cuatro costados a través de una estética que no podría encajar mejor con el tema tratado. En ella vemos las aventuras (o desventuras, más bien) del protagonista, que intenta ascender en el escalafón intelectual, pero tiene una mentalidad demasiado mainestream, de momento. Comenzamos cuando el Cooltureta se muda a un barrio intelectual, bohemio, con hipsters y tiendas de vinilos. Acaba de cumplir un sueño de toda la vida, dejando atrás a los amigos con los que no podía realizarse culturalmente, y abriéndose un horizonte de nuevas amistades mucho más afines. O no. En su intento por socializar se hace amigo de La mariliendre, una chica que ha evolucionado de nerd profesional en la adolescencia a hipster en la juventud. Ella le presenta, en una fiesta del coworking, a una serie de personas de gustos similares, y el Cooltureta se siente realizado. Tiene un grupo con quien pasarse por los festivales de cine de autor, conciertos de grupos recién salidos del horno, exposiciones de arte moderno…
En otras palabras: por fin encaja. 

Lamentablemente, el señor Cooltureta no es tan cool como debiera, y se le queda grande. Hay demasiada hipocresía en el mundillo intelectual, y mucho morro. Al tratar de fundirse con los ambientes que frecuenta se siente fuera de lugar, y en muchas ocasiones ni siquiera se reconoce. Debo reconocer que ha sido una lectura entretenida. Me ha gustado esa especie de sorna que destila cada página y, claro, ha sido una gozada disfrutar de esos bonitos dibujos, que son perfectos para acompañar a esta historia tan especial.No tengo ninguna pega por ese lado, aunque sí es cierto que diré algo respecto a la extensión de la obra… ¡Se me hizo cortísima! Estaba tan metida en el tema que cuando me fui a dar cuenta ya se había terminado y yo ahí, con ganas de más. Me parece que se zanja el tema muy pronto y que se deja un poco en el aire… Es lo único que puedo reprocharle a este librito.
 

 

Así que, en resumen, me he enfrentado a una lectura divertida, que no deja de hacer un poco de autocrítica de esta sociedad que tan hipócrita se ha vuelto últimamente. El protagonista, el señor Cooltureta, es el estereotipo perfecto, y las acciones que se desarrollan a su alrededor están muy bien hiladas. Lo único que me ha sabido a poco ha sido el final, algo precipitado y que deja, irremediablemente, con ganas de más. Aun así, os lo recomiendo, porque es algo fresquito, entretenido y agradable al ojo, que seguramente os hará pasar un ratillo divertido.
Y, ¡hasta aquí la reseña de hoy! Sé que no es muy extensa, pero cuando no hay demasiado que comentar, no puedo sacarme la opinión de debajo del vestido :3 Estoy intentando ponerme al día, pero me estoy retrasando más de lo que pensaba. Os había dicho que tenía 10 pelis por reseñar y otros tantos libros… Así que va a ser duro, si además lo sumamos a que es primavera, se me acumulan trabajos finales y tardes de sol… Pero bueno, ¡yo me pongo las pilas! Y espero poderme pasar pronto por vuestros blogs, que hace mucho que no os comento EXHAUSTIVAMENTE :3