Cosas feministas (I) – Feminismo mainstream

Frecuento mucho Twitter, demasiado incluso, y ahí siempre se están cociendo cosas. Algunas más importantes, otras menos… y vídeos de gatos. Eso 24/7. Aunque mi TL está infestada de libros, también una parte importante rezuma feminismo en sus más variopintas clases. Por eso suelo enterarme de mil y una cosas relacionadas con bastante asiduidad. Pero también presencio actitudes y comentarios que acaban por hacer que me hierva la sangre.  [También es cierto que todo esto ocurre en Twitter, que ni Twitter es EL feminismo, ni desde ahí se van a cambiar las cosas a base de hashtags (aunque muchos parecen pensarlo), pero al menos es una fuente temporal de la que beber ante la falta de aguas más puras alrededor].

En estas semanas que he estado desconectada de todo, me he ido enterando a cuentagotas, de cosas a través de esta red social. Y sobre una de ellas me gustaría hablar aquí.  Son, cómo no, las camisetas feministas de Dulceida (lo sé, vengo con algo de retraso).

Dulceida "Feminist"

Fuente: @dulceida (Instagram)

Digamos que con el tema de feminismo se puede hablar, discutir e incluso llegar a las manos (aquí, que tan dados somos a exaltarnos cuando el resto no comparte nuestra opinión) sin exagerar demasiado.  No hay una corriente única de pensamiento dentro del feminismo y eso es lo que lo vitaliza y, a la vez, coloca siempre en el medio de todas las polémicas.  Sigue leyendo

 The Beauty Myth, de Naomi Wolf

beautymythHay libros que son clásicos en materia de feminismo. Hablamos de Una habitación propia, El segundo sexo, El género en disputa o La mujer eunuco. A estos se van sumando clásicos modernos, tipo Bad Feminist o Everyday Sexism. Este The Beauty Myth es un auténtico referente. Fue popular durante los noventa y es una de es obras que no mueren, que están siempre presentes en el feminismo (para bien o para mal).

Yo lo empecé a leer en junio del año pasado; me parecía curioso, pero por distintas razones, la lectura se convirtió en algo intermitente, casi obligado… Tanto que cuando por fin logré acabarlo, en abril de este año, sentí más orgullo por quitármelo de encima que por haberlo leído. Casi diez meses para terminar un trabajo a todas luces interesante, pero alejado de ser lo que buscaba y esperaba.

El título muestra a la perfección qué es en lo que se centra el libro: el mito de la belleza. A partir de ahí, va abordando distintos subtemas en cuanto a la opresión de la mujer en cuestión de religión, alimentación, cultura, trabajo, etc.

Resultado de imagen de naomi wolf autographing

Naomi Wolf – 2012

Wolf considera el mito de la belleza como “una obsesión con la perfección física que atrapa a la mujer moderna en una espiral infinita de esperanza, autoconciencia y odio personal, a la vez que trata de cumplir la imposible definición social de la belleza sin defectos.” Algo indudablemente creado con un objetivo: seguir oprimiendo a la mujer una vez que la sociedad parece haberse liberalizado y que las formas “tradicionales” de opresión se consideran demasiado inhumanas como para ser aceptadas sin rechistar. A partir de aquí, la autora despliega toda su verborrea (insondable, como poco) y se dedica a demostrar que dicho “mito” condiciona la vida de las mujeres a todos los niveles.
Sigue leyendo